El primer fármaco contra el coronavirus en recibir el visto bueno europeo a su comercialización, el Remdesivir, ya tiene precio. La compañía que lo ha desarrollado, la estadounidense Gilead, ha fijado su precio de venta para la sanidad pública en 390 dólares (unos 348 euros) por dosis, lo que supone que cada tratamiento podría rondar los 2.340 dólares (aprox 1.922.076 chilenos). Esta cifra se elevaría a 3.120 dólares para la sanidad privada en EEUU.

La cotización del gigante biofarmacéutico estadounidense Gilead sufre un nuevo impulso en Wall Street camino de los 100.000 millones de dólares de capitalización. Al cierre del pasado viernes concluyó con un valor en Bolsa de 93.540 millones de dólares, unos 83.500 millones de euros.

El comienzo de la semana depara novedades destacadas sobre el fármaco de Gilead que ha acaparado todos los titulares en los últimos meses: Remdesivir. La empresa ha fijado hoy el precio al compuesto desarrollado para combatir el coronavirus.

Gilead venderá Remdesivir al Gobierno de Estados Unidos y a los de otros países desarrollados a un precio de 390 dólares (unos 348 euros) cada dosis.

De acuerdo con los ensayos desarrollados con el fármaco, la mayoría de los pacientes podrían recibir una media de seis dosis de Remdesivir, de forma que el coste total del tratamiento ascendería a 2.340 dólares, unos 2.090 euro.

Esta cifra se elevará en un 33% en las ventas del fármaco a la sanidad privada en EEUU. En este caso el precio de venta de cada dosis será de 520 dólares (unos 464 euros), y el del tratamiento ascenderá a 3.120 dólares

Según ha informado la compañía en un comunicado, en EEUU habrá dos precios, uno de 390 dólares para la Administración pública, y otro para las compañías de sanidad privada, que pagarán 520 dólares por dosis. De este modo, el tratamiento en los centros privados ascenderá a3.120 dólares (unos 2.785 euros).

EEUU es el único país donde existirán estos dos precios debido a la naturaleza del mercado de fármacos y al sistema sanitario anidad del país norteamericano. Mientras que en otros países los gobiernos negocian los precios directamente con las farmacéuticas, en EEUU los programas sanitarios gubernamentales normalmente reciben descuentos estatales a partir de los productos comercializados al sector privado.

  • /gap