La presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), defendió este martes sus dichos sobre cometer un “sacrilegio” con la Constitución para poner en debate la admisibilidad del proyecto de ley que pretende extender el postnatal durante la pandemia del coronavirus, y aseguró que esa decisión ha sido adoptada por la Sala en apego a la ley y el reglamento.

La parlamentaria abordó la polémica que generaron sus comentarios en el Gobierno y el oficialismo, y señaló que “siendo bien directa, esa frase hay que entenderla dentro del marco del debate que llevamos en ese momento”.

“Entonces, cuando a mi se me interpela porque no puedo poner en debate un proyecto que tiene dos interpretaciones de admisibilidad e inadmisibilidad, yo creo que ahí no estoy faltando en nada haciendo un sacrilegio a la Constitución”, indicó.

En esa línea, Muñoz explicó que “estoy apegandome a las normas constitucionales y a las del reglamento del Senado. Nosotros tenemos el deber de poner en debate, y fundado en normas que nos respaldan, la admisibilidad o no de un proyecto de ley. Entonces, cuando a mi se me dice que no puedo poner en debate aquello, yo digo, bueno, entonces cometo un sacrilegio”.

“Pero yo voy a poner en debate la admisibilidad o no de un proyecto para dar curso. No puedo darle un portazo a una iniciativa, no puedo darle portazo a un debate sobre un tema que es de urgencia, que es drámatico. Entonces, cuando se me interpela desde la derecha, que no puedo poner un debate de admisibilidad, yo sí puedo ponerlo”, indicó.

A juicio de la titular de la Cámara Alta, sus acciones están fundamentadas “en la Ley Orgánica y en el reglamento de Senado. Entonces, no voy a dar un portazo a que la Sala debata al menos la admisibilidad o no de una iniciativa: Se puede rechazar la admisibilidad, pero en un debate democrático en la Sala”.

Asimismo, recordó que “lo que nosotros hacemos es apegarnos a la ley, a la Constitución y a nuestro reglamento interno. Yo planteé en la sala un camino a seguir, que está acordado por los comités del Senado, que cada proyecto que estaba relacionado estrechamente con la pandemia es de suma importancia y pasa directamente a las comisiones”.

“Es lo que propuse en la sala y es lo que al final acordó la propia sala realizar. Es un camino para poder conocer además la opinión de fondo del Gobierno, porque ha sido su reacción a no querer patrocinar un proyecto que tiene dos interpretaciones: Una, que es inadmisible porque irroga gasto fiscal, y otra, que el costo que podría irrogar es colateral, dado que son recursos resguardados por la ley de presupuestos”, dijo.

Finalmente, la senadora sostuvo que “esas dos interpretaciones deben ser debatidas. Nosotros estamos amparados en la Ley Orgánica Constitucional, en el reglamento, para debatir la admisibilidad o no de una iniciativa y esa facultad la tiene la Sala del Senado, que desistió debatir la admisibilidad y optar por la propuesta que yo había hecho inicialmente”.

/psg