La Organización Mundial de la Salud (OMS) aportó más interrogantes el lunes al informar que es “muy inusual” que los enfermos asintomáticos de coronavirus contagien. Sin embargo, en apenas 24 horas, este martes el organismo pareció dar marcha atrás en sus dichos.

Maria Van Kerkhove, jefa de la Unidad de zoonosis y Enfermedades Emergentes de la OMS, participó este martes de una videoconferencia e intentó aclarar sus dichos de ayer.

La doctora sostuvo que la propagación asintomática es una “cuestión realmente compleja” y que todavía se desconoce mucho al respecto. “En realidad, todavía no tenemos esa respuesta”, dijo.

Sobre sus argumentos del lunes, durante una conferencia de prensa de la OMS en Ginebra, apuntó: “Estaba respondiendo a una pregunta en la conferencia de prensa. No estaba declarando una política de la OMS ni nada de eso. Sólo estaba tratando de articular lo que sabemos”.

“Usé la frase ‘muy raro’, y creo que es un malentendido afirmar que la transmisión asintomática a nivel mundial es muy rara. Me refería a un pequeño subconjunto de estudios”, subrayó.

De acuerdo a lo consignado por CNBC, Van Kerkhove detalló que los estudios realizados hasta el momento indican que cerca del 16% de la población que contrajo el virus puede ser asintomática. Sin embargo, reconoció que otros estudios, que refutan esa idea, sostienen que hasta el 40% de la transmisión global puede ser provocada por asintomáticos.

Pese a esos estudios, la doctora reiteró que el mayor nivel de transmisión del virus proviene de pacientes con síntomas. “Pero hay un subconjunto de personas que no desarrollan síntomas. Para entender realmente cuántas personas no tienen síntomas, no tenemos aún esa respuesta”, comentó.

El doctor Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias de la OMS, sostuvo que todavía es “una gran pregunta abierta” el porcentaje de asintomáticos que transmiten el virus.

“Hay mucho por responder en esto. Hay mucho que se desconoce (…) Está claro que tanto los individuos sintomáticos como los asintomáticos son parte del ciclo de transmisión. La pregunta es cuál es la contribución relativa de cada grupo al número total de casos”, aseveró.

El mensaje del lunes enviado por la OMS generó dudas a partir de lo que se creía de que los asintomáticos eran la principal fuente de contagio de la enfermedad COVID-19. Algunas personas, particularmente individuos jóvenes, nunca desarrollan síntomas o sólo desarrollan síntomas leves. Otros pueden no padecerlos hasta días después de haber sido infectados.

La evidencia preliminar de los primeros brotes indicaba que el coronavirus podría propagarse fácilmente por el contacto de persona a persona, incluso si el portador no tenía síntomas.

“A partir de los datos que tenemos, todavía parece raro que una persona asintomática realmente transmita a un individuo secundario (…) Es muy raro”, dijo la doctora Maria Van Kerkhove el lunes, provocando una nueva ola de escepticismo y dudas sobre la propagación del virus.

Aunque los funcionarios de salud en países como Gran Bretaña y Estados Unidos han advertido que la COVID-19 se está propagando desde personas sin síntomas, la OMS ha mantenido que este tipo de propagación no es un impulsor de la pandemia y probablemente representa aproximadamente el 6% de la propagación. Numerosos estudios han sugerido que el virus se está propagando desde personas sin síntomas, pero muchos de ellos son informes anecdóticos o basados en modelos.

Van Kerkhove dijo que según los datos de los países, cuando se realiza un seguimiento de las personas sin síntomas de COVID-19 durante un largo período para ver si transmiten la enfermedad, hay muy pocos casos de propagación. “Constantemente estamos viendo estos datos y estamos tratando de obtener más información de los países para responder realmente a esta pregunta. Todavía parece raro que las personas asintomáticas realmente transmitan en adelante”.

/psg