La economía mundial está experimentando la recesión más profunda desde la Gran Depresión de los años 30, con el Producto cayendo más de 20% en muchos países durante el cierre de las economías, lo que también ha elevado el desempleo.

Ese es el escenario con el que parte el informe de Perspectivas Económicas de la Ocde, que fue presentado esta mañana en París, y en el que anticipa un escenario malo, y otro peor, para la economía global.

De acuerdo al informe, las proyección económicas es “excepcionalmente incierta”. La reapertura de economías durante las últimas semanas añade producción a la actividad, incluso si algunas medidas de contención se mantienen en pie, afirman. Sin embargo, esta recuperación va a estar en duda por un tiempo y puede ser interrumpida por un segundo brote del coronavirus hacia fines de año.

Así, en un primer escenario, en el que hay solo un brote del virus y este se va controlando, la economía mundial caería este año 6%, y subiría 5,2% el próximo, es decir, una recuperación rápida. De hecho, el informe señala que, bajo esta premisa, el PIB mundial volvería a niveles precrisis hacia fines de 2021, aunque en muchos países desarrollados se habría perdido el equivalente a cinco años de ingreso per cápita hacia el próximo ejercicio.

Sin embargo, de producirse un segundo brote, el PIB global se contraería hasta 7,6% en 2020 y se expandiría solo 2,8% en 2021.

En ambos escenarios, el bloque más golpeado sería la Zona Euro, con una caída de 9,1% en el primer caso y de 11,5% en el segundo. Estados Unidos, por su parte, anotaría una contracción de 7,3% o de 8,5%.

Ambos escenarios, tienen las mismas posibilidades, de acuerdo a la Ocde.

Chile

Obviamente el país no se escapa del magro escenario que estima la Ocde para 2020.

“Tras las protestas sociales de finales de 2019, que afectaron al crecimiento, el brote de Covid-19 y la caída de los precios de las materias primas empujarán a la economía a la recesión más profunda desde 1982. Si se produce un segundo brote más adelante durante el año, el PIB disminuirá un 7% y no comenzará a repuntar hasta 2021. En caso de que la pandemia actual remita, comenzará una recuperación impulsada por el consumo durante el tercer trimestre, si bien el PIB disminuirá un 5,6% en 2020. El comercio seguirá en niveles muy bajos por la lenta recuperación mundial”, sostiene el documento sobre el país. De haber solo un brote, Chile sería de los pocos países analizados que a fines de 2021 ya tendrá un Producto superior al del cierre del 2019.

Esta fuerte contracción “vendrá motivada por la desaceleración de las exportaciones, como resultado de la caída de los precios del cobre y las interrupciones sufridas por las cadenas de valor mundiales y regionales, así como por el efecto negativo de las medidas de contención en el consumo, el empleo y la incertidumbre que rodea a los ingresos de los hogares”, señala el documento y agrega que los efectos de la pandemia en Estados Unidos y China serán considerables en el caso de Chile, ya que estas dos economías representan casi la mitad del total de las exportaciones y de la inversión extranjera. Con todo, proyectan que el mercado laboral debería ser resiliente y ver solo aumentos moderados del desempleo y de la informalidad.

Sin embargo, en el informe también se destaca que algunas economías emergentes, entre ellas Chile, tienen algunas vulnerabilidades, como por ejemplo la relación deuda-PIB, que en el caso de Chile está principalmente en empresas no bancarias. En ese ratio lo supera solo China.

/psg