Los precios del cobre consolidaban su tendencia al alza este miércoles y se ubicaban en máximos de cerca de 4 meses respaldados por una reducción en los inventarios y el debilitamiento del dólar a nivel global.

La cotización al contado del metal cerró con un aumento de 2,21% a US$2,63129 la libra, completando su cuarta sesión consecutiva de avances y anotando su mayor nivel desde el 17 de febrero.

De este modo el valor del cobre se ubicó por primeras vez en niveles previos al inicio de la crisis del coronavirus, cuyo punto de partida fue el 19 de febrero.

En tanto, las cotizaciones a 3 meses ganaban 2,12% a US$2,6370 la libra.

“Dólar de EEUU continúa depreciándose a nivel multilateral, favoreciendo alzas en precios de materias primas y revalorización de monedas de economías emergentes”, dijo Bci Estudios en un informe.

El dollar index, que mide la cotización de la divisa frente a 6 importante monedas, incluyendo el euro, retrocedía 0,24% a 96,09 puntos.

Un dólar más bajo suele respaldar los precios de las materias primas, ya que disminuye su costo impulsando la demanda.

Mayores alzas

Los precios también eran respaldados por una mejora en los fundamentales, ante la reducción de los inventarios y positivas perspectivas para la demanda en China, el mayor consumidor mundial de metales.

De hecho el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs dijo en una nota a clientes que, si bien, la racha de fuertes alzas de los precios de las materias primas ha sobrepasado los fundamentos del mercado, eso no aplica para los metales.

El banco de Wall Street ve riesgos a la baja en los mercados agrícola y de energía y considera que el reciente ‘rally’ ha sido sorpresivo en vista de los abundantes inventarios y de una demanda deprimida, según publicó Reuters.

“Sin un cambio en el equilibrio, cualquier racha de ganancias en los mercados físicos de materias primas es insostenible”, dijo Goldman Sachs, y añadió que el ascenso era “muy rápido, excesivo, en los activos de petróleo, pero no en los metales”.

En este sentido la nota destaca que el mercado de metales está ajustado y la demanda china extremadamente robusta en mayo a partir de los sectores de la construcción e infraestructrura que superó incluso las proyecciones más optimistas.

“Combinado con las interrupciones de suministros relacionadas al Covid-19 y problemas con el acceso a metales desechados, a los mercados de metales les quedan relativamente pocos volúmenes de inventarios”, indicaron.

El banco prevé retornos a tres meses de 0,8% para los metales industriales, una caída 9,5% para el complejo de activos de energía, un descenso de 8,6% para los metales preciosos, y un retroceso de 7,4% en el caso del mercado agrícola.

La producción petrolera será incentivada por el retorno de los precios al rango de 40 dólares por barril, lo que sustancialmente eleva el riesgo bajista y los mercados ahora esperan una corrección de entre 15% y 20%, sostuvo Goldman.

/psg