Un importante ajuste experimentaron las expectativas de los operadores financieros en relación al dólar, confirmando de alguna forma que en el corto y mediano plazo no se verán niveles como los observados en marzo, cuando llegó a un máximo histórico de $ 868.

De acuerdo a los resultados del sondeo, los expertos prevén que el tipo de cambio se ubicará en niveles de $ 770 en una proyección a siete días y en $ 780 en un horizonte de 28 días.

El cálculo, no obstante, contrasta con la cotización actual del dólar que, en las primeras operaciones del mercado interbancario local, salta más de $ 10 a un nivel de $ 783.

Respecto a los precios, los operadores financieros esperan un IPC nulo para junio y una inflación acumulada de 2,6% en doce meses, por debajo del centro de la meta del emisor.

En relación a la tasa, lo expertos creen que permanecerá congelada en el mínimo técnico de 0,5% por al menos 12 meses más.

/psg