El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Mark Milley, dijo el jueves que se equivocó al acompañar al Presidente Donald Trump a tomarse fotos cerca de la Casa Blanca después de que una manifestación pacífica en la zona fuera violentamente dispersada por las fuerzas de seguridad hace casi una semana.

“No debería haber estado allí. Mi presencia en ese momento y en ese ambiente creó una percepción de participación militar en la política interna”, dijo el uniformado a través de una mensaje de graduación pregrabado dirigido a los estudiantes de la Universidad de Defensa Nacional.

“Fue un error y aprendí de éste”, indicó Milley en el video en referencia a haber acompañado al Mandatario cuando fue a tomarse una fotografía junto a una biblia frente la iglesia de Saint John en Washington el pasado 1 de junio tras haber dado un discurso donde se proclamo el “presidente de la ley y el orden”.

La polémica escena se dio luego de que Trump anunciara que podría llamar a “cientos de soldados armados” para dispersar las manifestaciones que se desarrollaron en Washington D.C. a raíz del asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd en manos de la policía de Minneapolis.

Previo a que el Mandatario entregara ese mensaje, las personas que protestaban fuera de la sede del Ejecutivo fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Al día siguiente, el actuar de jefe de Estado fue criticado por miembros del Partido Demócrata y autoridades religiosas. Mientras que Mark Milley fue acusado de politizar las FF.AA. con su presencia.

/psg