El partido de vuelta de octavos de final de la Champions League que debe enfrentar a Barça Nápoles podría acabar disputándose en Lisboa en lugar de en el Camp Nou, como estaba originalmente previsto. Así lo ha informado este jueves el diario alemán Bild, que ha añadido que todos los partidos que restan de la máxima competición continental también se jugarían en la capital lusa.

Cabe recordar que un gol de Griezmann rescató al equipo de Setién en el partido de ida disputado en el estadio San Paolo de Nápoles, donde Mertens había avanzado a los locales ante la euforia de los miles de seguidores en las gradas. Aunque el Barça daba casi por hecho que tendría que jugar a puerta cerrada, el hecho de no poder hacerlo tampoco en un terreno de juego como el del Camp Nou en el que se siente tan cómodo supondría una dificultad añadía.

La idea que según el rotativo alemán maneja la UEFA, que debe tomar una decisión definitiva entre el 17 y 18 de junio tras la reunión de su Comité Ejecutivo, es concluir todos los partidos que restan de octavos de final (al margen del Barça – Nápoles se deben disputar también el Manchester City – Real Madrid [1-2], el Bayern – Chelsea [0-3] y el Juventus – Lyon [1-0]) y disputar toda la fase final en Lisboa.

El organismo que rige el fútbol europeo tiene sobre la mesa un plan para concluir la Champions con una fase final entre los ochos equipos clasificados para cuartos de final: los cuatro que salgan de las eliminatorias anteriormente citadas y los cuatro ya clasificados (Atlético de Madrid, Atalanta, Leipzig y PSG). Todos los partidos se disputarían durante el mes de agosto.

Gol de Griezmann en Nápoles
Gol de Griezmann en Nápoles (CIRO FUSCO / EFE)

La elección de Lisboa como sede correspondería con la buena gestión de la pandemia de la Covid-19 que se ha hecho en el país luso, lo que garantizaría todas las medidas sanitarias que requiere la organización de tantos equipos y partidos en una única sede.

/gap