La fiscalía Metropolitana Oriente solicitó penas de 10 y 20 años para los únicos dos detenidos por el incendio a la estación de Metro Pedrero, ocurrido el 18 de octubre de 2019.

Así lo anunció hoy el regional de dicha jurisdicción, Manuel Guerra, respecto al adolescente de 16 años al momento de su captura -y cuya sentencia debería ser cumplida en un centro del Sename-, y su tío, de entonces 35, respectivamente.

El persecutor sostuvo además que las diligencias siguen en marcha para encontrar al resto de los involucrados en el ataque ocurrido en pleno estallido social.

El joven fue detenido el pasado 7 de noviembre por personal de la PDI. De acuerdo al Ministerio Público, B.E.S.M. pertenecía a una de las facciones de la “Garra Blanca”, habiéndose coordinado con algunas personas para ir a la estación. De hecho, una de las evidencias clave para su detención fue una polera del club Colo Colo.

Durante su formalización, donde se decretó internación provisoria, el fiscal Omar Mérida aseguró que avivó las llamas que consumían la boletería de la estación con combustible.

En tanto, el adulto fue capturado a mediados de diciembre en Ñuñoa y cuenta con antecedentes policiales por infracción a la ley de armas y receptación.

El ente persecutor ha presentado diversas evidencias, como videos, donde se logra visualizar al imputado participando en destrozos del Metro, como también transcripciones de WhatsApp que dan cuenta de la coordinación entre él y su sobrino, e imágenes y comentarios publicados en redes sociales.

/psg