Una baja en la cantidad de denuncias y la tasa de fraudes con tarjetas y otras estafas se ha registrado en el país, esto en medio de la pandemia.

Según datos entregados por la Subsecretaría de Prevención del Delito sobre el uso fraudulento de tarjetas de crédito y débito, entre enero y abril de este año se registraron 18.186 casos policiales, lo que representa una disminución en la tasa de delitos por cada 100.000 habitantes de 37% año contra año, es decir, hubo 10.170 casos menos.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, dice que la baja es sustantiva, pero “hay que se prudentes. Obviamente hemos tenido una disminución de los delitos en general como consecuencia de la pandemia, ya sea por mayor control policial y menor actividad, y además obviamente la gente ha aumentado el uso de tecnología, y eso también puede haber influido en la disminución de las denuncias. Nosotros nos hemos enfocado en aumentar la prevención, y eso puede haber influido”.

Por otro lado, la Policía de Investigaciones (PDI) también consolida cifras de denuncias desagregadas por estafas, grooming, phishing, y uso fraudulento de tarjetas, y en su conjunto reflejan que a mayo de este año hubo una caída de 15% respecto a igual periodo de 2019.

Esto, porque si bien se vio un aumento relevante de denuncias durante enero (63% año contra año), febrero (62%) y una leve alza en marzo (2,4%), eso se revirtió totalmente en abril (-61%) y mayo (-87%).

“Si bien ha aumentado el envío de este tipo de estafas por internet, ha disminuido la cantidad de gente que es víctima”, comenta el subprefecto Luis Orellana, jefe de la Brigada Investigadora del Cibercrimen. “Cada vez que ocurre alguna situación, ya sea pandemia o un evento a nivel mundial que genere algún tipo de vulnerabilidad, estas personas ocupan esos mismos antecedentes para tratar de estafar a las personas, o hacer algún tipo de fraude. Esto significa que si bien aumentan las formas, eso no se traduce necesariamente en una denuncia”, detalla.

¿Cómo se explican la baja en denuncias? El subprefecto Orellana comenta que son varios los factores que han influido en esta disminución de los últimos dos meses. En primer lugar, han aumentado las campañas que están haciendo para informar a las personas y enseñarles a evitar estas estafas.

También dice que como las personas están en cuarentena, muchos no denuncian, porque no quieren o no pueden recurrir presencialmente a hacer el trámite, o porque no saben que pueden hacerlo por internet.

Así, detalla que actualmente se puede denunciar en la PDI, la Fiscalía y Carabineros, y que en muchos casos las denuncias están habilitadas para ser hechas online.

/psg