El tratamiento con esteroides en dosis bajas de dexametasona puede reducir hasta un tercio la mortalidad de pacientes con coronavirus. Así lo anunció ayer el ministro británico de Sanidad y Asuntos sociales, Matt Hancock, quien dio a conocer el éxito del primer ensayo clínico para un tratamiento contra el Covid-19.

La Universidad de Oxford informó en un comunicado que el medicamento, que forma parte del mayor experimento mundial del mundo para evaluar la efectividad de los tratamientos existentes para enfrentarse al virus, «disminuyó el riesgo de muerte en un tercio para los pacientes asistidos con ventilación mecánica», mientras que «para aquellos con oxígeno, redujo las muertes en una quinta parte».

Según los investigadores, si la dexametasosa, un medicamento barato y disponible en todo el mundo se hubiera utilizado para tratar a pacientes hospitalizados con complicaciones respiratorias graves en el Reino Unido desde el comienzo de la epidemia, se podrían haber salvado hasta 5.000 vidas. El descubrimiento se produjo durante el ensayo denominado RECOVERY (en inglés, Randomised Evaluation of Covid-19 thERapY), que comenzó en marzo. «Esta primicia mundial demuestra el poder de la ciencia», señaló Hancock en un post en Twitter, en el que aprovechó para dar las gracias al equipo de investigación, que explicó que lo barato del tratamiento podría ser beneficioso para los países más pobres con un alto número de pacientes con Covid-19.

En el ensayo RECOVERY participaron 11.500 pacientes de más de 175 hospitales del NHS, el sistema nacional de salud, de todo el Reino Unido. Peter Horby, profesor de Enfermedades Infecciosas Emergentes en el Departamento de Medicina de Nuffield, de la Universidad de Oxford, y uno de los principales investigadores del ensayo, aseveró que «la dexametasona es el primer fármaco que se ha demostrado que mejora la supervivencia en caso de Covid-19» y añadió que «el beneficio en cuanto a la supervivencia es claro en aquellos pacientes que están lo suficientemente enfermos como para requerir tratamiento con oxígeno, por lo que la dexametasona ahora debería convertirse en el estándar de atención en estos pacientes».

Horby detalló además que «la dexametasona es económica, está ampliamente disponible y se puede usar de inmediato para salvar vidas en todo el mundo». En la misma línea se manifestó Martin Landray, profesor de Medicina y Epidemiología en el Departamento de Salud Pública de Nuffield: «Es fantástico que el primer tratamiento que ha demostrado reducir la mortalidad esté disponible y asequible en todo el mundo de forma instantánea».

El equipo de investigación explicó en el comunicado que alrededor de 19 de cada 20 pacientes con coronavirus se recuperan sin necesidad de ser ingresados en el hospital. Y aunque la mayoría de ellos se recuperan, son los pacientes de alto riesgo que requieren oxígeno o ventilación mecánica «a quienes la dexametasona parece ayudar». El medicamento, que ya se usa para reducir la inflamación en una variedad de afecciones, «parece que ayuda a detener parte del daño ocurre cuando el sistema inmunológico se sobrecarga mientras trata de combatir el coronavirus», explicaron, ya que «la reacción exagerada del cuerpo, que se llama tormenta de citoquinas, puede ser mortal».

A esta buena noticia se suma el anuncio del Gobierno británico de que esta semana comenzarán los primeros ensayos en seres humanos de una nueva vacuna contra el coronavirus, desarrollada por investigadores del Imperial College de Londres y financiada por el Gobierno. Por otro lado, ingenieros del University College London (UCL) y Mercedes AMG-HPP (Fórmula 1), en colaboración con doctores de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales del University College London, han desarrollado el UCL Ventura, una nueva unidad de asistencia respiratoria para ayudar a los pacientes de Covid-19 con dificultades respiratorias serias. El diseño y las instrucciones de fabricación están disponibles para los fabricantes de forma gratuita para respaldar la respuesta global a la enfermedad, y ya han sido descargados en más de 105 países.

/psg