Manchester City, equipo en el que Sergio Agüero ingresó faltando 10 minutos y Claudio Bravo ni siquiera fue al banco de suplentes, goleó por 3-0 a Arsenal, en uno de los dos partidos pendientes de la fecha 28 que marcó el regreso de la Premier League, tras 100 días de receso por la pandemia de coronavirus. En el estadio Etihad, a puertas cerradas y con estrictas medidas de prevención, hubo goles, lesionados y un protagonismo indeseado de David Luiz.

El 1-0, de Sterling

Sobre el final del primer tiempo, el jamaiquino Raheem Sterling tomó un rebote dentro del área y abrió el marcador para los locales, con un fuerte disparo de cara al arquero Leno. En el comienzo de la segunda etapa, todo empeoraría para Arsenal y David Luiz, que había ingresado por Marí y se fue expulsado al cometer el penal que el belga Kevin De Bruyne transformó en gol para poner el 2-0. En poco más de 25 minutos en la cancha, el defensor brasileño vivió un partido por el que le costará dormir: había fallado, además, en el primer tanto.

El 2-0, de De Bruyne, de penal

El 3-0 llegó en tiempo adicionado: Phil Foden definió de cara al arco, luego de una pared entre Sterling y Agüero, cuyo remate se había desviado en el arquero visitante y pegado en el palo. El Kun tuvo otra chance poco después, y se fue apenas junto a un palo su disparo.

El 3-0, de Foden

A tono con el elevado número de lesionados que ofrecen las ligas europeas más importantes desde el regreso a la competencia, Arsenal debió hacer dos cambios en los primeros 21 minutos. A los 8, después de estar dos en el piso siendo atendido, el suizo Granit Xhaka se retiró en camilla y luego, Pablo Marí, muy dolorido en el tobillo izquierdo.

Manchester City goleó a Arsenal; Kevin De Bruyne convirtió el segundo gol, de penal
Manchester City goleó a Arsenal; Kevin De Bruyne convirtió el segundo gol, de penal Fuente: AP

Pese a tener la posibilidad de hacer cinco modificaciones, el City terminó jugando con 10, porque Eric García debió salir faltando cuatro minutos, tras un choque impresionante con su arquero, Ederson, cuando Pep Guardiola ya había utilizado todos los cambios disponibles. El defensor estuvo siendo atendido en el campo y fue inmovilizado por más de cinco minutos, antes de ser llevado en camilla directo hacia el vestuario.

/gap