El reciente fallo de la Corte de Apelaciones de Antofagasta que ordena a la AFP Cuprum girar el total de los fondos de pensiones a la profesora jubilada que el año pasado interpuso un recurso de protección para este fin, ya empezó a generar reacciones.

Los primeros reparos vinieron por el lado del gobierno, justamente de la vocera de gobierno Karla Rubilar, a los que se suman los del gran empresariado.

El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, (CPC), Juan Sutil, rechazó tajantemente “la línea” con la que falló la Corte de Apelaciones de Antofagasta, por cuanto argumentó “va en contra del principio básico que es proteger la jubilación de las personas”.

Además de eso, reiteró que este tipo de acciones contravienen los fundamentos de la ley, dado que “afectan el bien superior, porque aunque los fondos son de los aportantes, están definidos para un fin específico, que es la jubilación al término del período laboral”.

Por todo lo anterior, dijo Sutil “yo espero que la Corte Suprema zanje esta interpretación como debe ser y como ocurrió en otros casos, porque está en juego un sistema que es fundamental proteger”. Esto porque, para el líder de los empresarios, los fundamentos de la Corte de Antofagasta “son inentendibles”.

Con todo, cree que el debate político entorno a este tema se va a reactivar, pero espera que la clase política se mantenga dentro de este principio básico.

No obstante, el empresario cree que hay algunos elementos dentro de este punto que se pueden flexibilizar, como por ejemplo, el retiro de fondos excepcionales para una persona cuyo estado de salud esté comprometido y médicamente diagnosticado.

/psg