Endurecimiento de sanciones para quienes infringen las medidas sanitarias y la comisión de delitos en contexto de la pandemia fueron los temas que hoy abordó el fiscal nacional, Jorge Abbott.

La máxima autoridad del Ministerio Público criticó a quiénes incumplen una y otra vez las medidas sanitarias y que ahora, de acuerdo al proyecto de ley del Ejecutivo que aumenta las penas, verán un castigo mayor; como también a aquellos que han aprovechado la crisis para su beneficio, asegurando que serán “implacables” en su persecución penal.

“Aquí lo que hay que hacer es aumentar la fiscalización y, por otro lado, el aumento de las sanciones a las personas que infringen la órdenes de las autoridad también contribuye en esa medida”, indicó.

Y siguió: “Nos hemos encontrado con personas que son detenidas varias veces y es necesario ir endureciendo la respuesta penal. Y esa una instrucción que estamos entregando a todos los fiscales”.

En esa línea indicó que en el caso de la primera aprehensión de un infractor no contagiado se puede optar por una requerimiento; en la segunda pedir a tribunales el arresto domiciliario total y a la tercera prisión preventiva.

“Creemos que hoy día la irresponsabilidad de las personas ha derivado a la situación que nos encontramos. Y en consecuencia, desde el punto de vista de la amenaza penal, del reproche penal, tenemos la obligación endurecer nuestra respuesta”, añadió.

Análisis caso a caso y abuso de la crisis

En esa línea, Abbott indicó que los persecutores tienen la instrucción de analizar la realidad económica de cada infractor a fin de analizar la sanción a solicitar, asegurando que evitarán “a toda costa que esto signifique un mayor costo para las personas” con menos recursos.

“Los fiscales tienen instrucción de ver la situación personal de cada uno de los infractores para los efectos de fijar el reproche penal respectivo, la pena que van a pedir. Si es una pena de multa, el mínimo es bastante alto, pues bien se verá la posibilidad de sustituir esta multa por trabajos comunitarios”, acotó.

“Vamos a tener en absoluta consideración la situación personal. Será distinta la respuesta para quien tiene recursos para pagar las 200 UTM que hoy día se fijan como multa. Si es posible, la vamos a aplicar. O a quienes merezcan una pena de presidio también lo vamos a aplicar”, siguió.

Siguiendo la conversación, Abbott dijo que se investigará a aquellas personas que, en contra de las normas dispuestas, obliguen a sus trabajadores seguir trabajando, utilicen para ello permisos falsos o incluso abusen de, por ejemplo, la ley de protección al empleo cuando no sea necesario.

“Vamos a ser implacables porque es muy reprochable. Está en el extremo contrario del buen trabajador que por necesidades económicas tiene que salir a buscar algún tipo de financiamiento. Naturalmente esa condición tenemos que tenerlas en vista para efectos de regular el tipo de reproche que vamos a formular”, manifestó.

Y agregó: “Para mi probablemente las dos conductas más graves son de aquellas personas que sabiendo que están contagiadas salen (…) y por otro lado aquellos empresarios que lucran con la infracción de este tipo de medidas”.

Especial preocupación también manifestó sobre los delitos que podrían cometerse con el “relajo” de los controles en la compras que tiene que hacer el Estado por la rapidez con la que se debe actuar, señalando, por ejemplo, que en Arica ya se inició una indagatoria por la compra de cajas de alimentos que hizo la intendencia regional a una empresa que no tiene giro para dicho rubro.

“La situación hace más posible, probable, que personas que tienden a aprovecharse de estas situaciones para lucrar, creo que hoy se abre más oportunidades. Para nosotros la corrupción, especialmente en estos tiempos, es francamente muy reprochable. Son recursos que se restan a personas que sí lo necesitan para resguardar su salud”.

Por último, el fiscal nacional se refirió al cambio en la metodología de conteo de contagiados y fallecidos, al igual que su comunicación, indicando que que por el momento no tiene información que indique que se manipuló dolosamente la información.

“Si esos indicios existen o hay denuncia que así lo señale, pues bien tenemos que investigar”, cerró.

/psg