Hasta la noche de ayer, el gobierno de Argentina parecía descartar la opción de expropiar Vicentin y demostró su apoyo a un plan que busca una solución intermedia.

Sin embargo, en cuestión de horas, las declaraciones del Presidente, Alberto Fernández, suponen un nuevo revés para la empresa agroexportadora.

Según indicó el diario La Nación, Fernández confirmó que la expropiación sigue siendo una opción ante la crisis de Vicentin: “Si el juez dice que no a la propuesta, solo nos queda expropiar” , dijo el mandatario esta mañana en entrevista con la radio argentina El Destape.

Las declaraciones de Fernández elevan nuevamente las tensiones, ya que en la noche de ayer, el Presidente demostró su apoyo al plan presentado por el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, el cual mantiene la intervención estatal, pero saca de la mesa la alternativa de la expropiación.

El Presidente dijo que sigue “buscando los caminos para que el Estado se haga cargo de la cerealera Vicentin, resuelva los problemas y tengamos una empresa que nos permita ver como ese mercado funciona y se desarrolla”. “Sigo diciendo que estoy dispuesto absolutamente a encontrar una solución alternativa”, indicó Fernández según indica el artículo de La Nación.

Ayer, fue la Justicia fue la que terminó por desestimar el enfoque con el cual la Casa Rosada estaba abordando los problemas de una empresa que, por lo demás, es muy relevante en el ingreso de dólares en el país.

Este viernes el juez Fabián Lorenzini, mediante una resolución, restituyó el destino de Vicentin en las manos del directorio nombrado por la empresa. De esta manera, los interventores de la Casa Rosada, Gabriel Delgado y Luciano Zarich, quedaron relegados a un rol de “veedores controladores”.

/psg