La pretensión argentina sobre la plataforma continental extendida no es algo reciente. Al menos desde el año 2009 que ha planteado su interés ante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar). Esto incluye una zona del suelo submarino del mar del sur, más allá de las 200 millas marítimas chilenas.

En 2016, el Estado trasandino arremetió con su interés y este año lo hizo con más fuerza pues en el Congreso argentino existe un proyecto de ley en el que se pide que se demarque de forma obligatoria ese límite marítimo, que presentaron en la Convemar, que incluye un sector al sur de Tierra del Fuego y que se proyecta hasta el territorio antártico chileno.

Este fue uno de los hechos que motivó que la Cancillería chilena enviara, el 11 de mayo de este año, una nota diplomática al gobierno de Alberto Fernández, donde se plantea que Chile no reconoce esa pretensión. El tema se ha tornado clave dentro de círculos diplomáticos y también en el Congreso chileno. Y en la Región de Magallanes, aún con más fuerza. Así fue como un grupo de personalidades conocedoras del tema, en una carta enviada al diario El Pingüino, planteron su preocuopación sobre el tema. Entre los firmantes se encuentra el ex intendente Christian Matheson quien detalla aspectos de este tema.

-¿Qué los impulsó a escribir esta carta con otros expertos donde manifiestan su preocupación sobre el tema?

–Es lamentable la actitud que ha tenido el Estado de Chile, porque este no es un problema de gobierno, principalmente del año 2016 en adelante y digo ese año porque si bien Argentina presentó ya su estudio y reclamación de plataforma continental hacia la Antártica el año 2009 -y fue analizada por la Comisión hasta el 2015-, Chile no ha hecho ninguna presentación. Y esta situación se agrava a partir del 2016 porque en ese entonces, la directora nacional de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes, hizo una declaración, primero en radio Cooperativa, manifestando que Chile hará una presentación al respecto. Ella literalmente dice “también vamos a presentar en su momento nuestro mapa de la plataforma continental extendida en la Antártica». Entonces, dijo hay que «quitarle dramatismo» a esto, a las demoras que tenía Chile en cuanto a esta presentación.

Chile tenía plazo hasta 2019 para hacer la presentación. Y también en el año 2016, Fuentes dijo en una carta al director a la Prensa Austral respondiendo a ciertos planteamientos que hacía don Jorge Guzmán, (Ideas Magallanes y Antártica Chilena), ella indica que ya se encuentra concluida la etapa de recolección de todos los datos científicos necesarios para realizar la presentación de Chile y que en ese minuto estaban en la preparación de la presentación ante la Comisión de Naciones Unidas. Ella da a entender que entre el año 2009 y el 2016 se estuvo haciendo el trabajo y, sin embargo, después de esa fecha, poco es lo que se hizo. A nadie le consta si es que la declaración que hace la directora nacional de Fronteras es realmente cierta, porque no presenta ningún documento que avale su aseveración. Pero tomando en consideración su declaración podemos decir que, posterior a esa fecha, no se ha hecho el trabajo, lo que da muestra de una desidia por parte de ciertos personeros del Ministerio de Relaciones Exteriores en cuanto a este tema y por otra parte, un notable abandono de deberes. Porque creo que si bien las presentaciones no son concluyentes, sí constituyen una demostración de interés por parte del país en cuanto a los dominios que se pueda tener en el futuro sobre la Antártida.

«La directora nacional de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes, da a entender que entre el año 2009 y el 2016 se estuvo haciendo el trabajo y, sin embargo, después de esa fecha, poco es lo que se hizo».

-¿Lo que enciende las alertas en Chile, por la pretensión de Argentina, es una zona que puede interferir «la continuidad» entre Magallanes y la Antártica?

-Los dominios de la plataforma continental de Chile y Argentina se estarían sobreponiendo. Lo que darían a conocer las pretensiones que el país pudiese tener sobre el continente antártico a futuro y sobre toda la riqueza que existe en ese continente que se supone que puede ser muy significativa para cualquier país.

-¿Cuál es en concreto el impacto estratégico para el país? ¿Chile podría terminar perdiendo un espacio soberano de territorio?

-Si bien no es un efecto inmediato, puede ser un efecto a futuro, estos estudios sin lugar a dudas van a constituir un antecedente para las decisiones que se tomen a nivel internacional sobre la Antártica. Y si Chile no manifiesta cuáles son sus intenciones sobre la Antártica, creo que tenemos un punto en contra. En este tipo de temas hay que ser proactivos y cumplir con lo que establece la Convemar al respecto, porque Chile adhirió a este tratado multilateral.

«Don Heraldo Muñoz tiene que decir mucho al respecto, sin evasivas ni planteamientos ideológicos, sino pensando en la soberanía de nuestro país».

–En lo práctico, si el plazo hubiera sido hasta 2019 para hacer la presentación ¿Cuánto territorio soberano de suelo marítimo podría perder por no actuar a tiempo?

-Chile presentó un primer avance en 2009 cuando Argentina entregó el estudio definitivo. Este pre estudio abarcaba toda la plataforma continental a lo largo de Chile, pero no era concluyente y no estaban los estudios avanzados como para poder definir cuál era la pretensión sobre la plataforma que se extiende hacia la Antártica. Lo que está en juego es mayor a la superficie actual chilena. Estamos hablando de un millón de kilómetros cuadrados aproximadamente desde la plataforma continental si incluimos el territorio chileno antártico. Lo grave de todo esto es que Chile podría debilitar su soberanía sobre estos territorios que siempre se han considerado como territorio chileno y con eso le estamos dejando un pésimo legado a las generaciones futuras.

-¿Qué se puede hacer en concreto hoy si el plazo hubiese sido en 2019?

-Creo que Chile tiene que apurar el tranco, en términos coloquiales, y empezar a actuar más proactivamente de tal forma que todas las pretensiones chilenas sean consideradas de manera internacional.

-Sobre lo que usted dice de las declaraciones en 2016 de la directora de fronteras, ¿el ministro de la época Heraldo Muñoz, se pronunció sobre el tema?

-El canciller en ese tiempo, don Heraldo Muñoz, manifestó que la presentación argentina no tenía implicancia alguna. Claro, en ese momento todavía Chile estaba a tiempo de presentar sus antecedentes el año 2016, pero eso no se cumplió. Y creo que él tiene una gran responsabilidad al respecto y eximo a los cancilleres anteriores y a la anterior directora de Difrol porque doña Ximena Fuentes dijo en 2016 que los estudios estaban bien encaminados a esa fecha. Hay una desidia por parte del ministerio de RREE en este tema y creo que el ex canciller debiera dar explicaciones al respecto.

-La actual Cancillería ya envió una nota diplomática a Argentina, ¿qué más se debería hacer?

-La presentación se hace ante la Convemar, ante la ONU. La nota que le enviaron al gobierno argentino creo que nada más tiene la intención de manifestar el hecho que nos empezamos a preocupar al respecto, y ya es bastante tarde. Las presentaciones que tienen real validez son las que se hacen ante la Convemar en este tipo de temas. Esperemos que Chile tenga la opción de presentar una propuesta seria y formal donde corresponde para que sea considerada en el futuro. Pero don Heraldo Muñoz tiene que decir mucho al respecto y sin evasivas ni planteamientos ideológicos, sino pensando en la soberanía de nuestro país.

Por Mariela Herrera para ellibero.cl

/psg