Nuevamente está en la contingencia, el requerimiento y fallo de los tribunales referidos a si es que corresponde retirar de las AFP, el ahorro obligatorio que está destinado para la pensión, y pudiera ser usado en otros fines tan sensibles como es pagar una enfermedad grave, o evitar un remate de una propiedad.

Cuando iniciamos nuestra vida laboral, se nos exige, cotizar para nuestra futura vejez, un 10% mensualmente, y ojalá en lo posible hasta llegar a cumplir la edad legal establecida por ley. Sin embargo, ninguna persona o entidad nos puede asegurar que esto será efectivo porque no depende sólo de los trabajadores, sino principalmente de las condiciones laborales, de los bajos sueldos y de no tener períodos de cesantía.

Dicho lo anterior, existen situaciones no contempladas en el D.L.3.500 de 1980, el cual se encuentra vigente a la fecha, en que ocurren hechos que escapan a la normativa, y qué si bien es cierto, siempre nos han dicho que los ahorros obligatorios son “nuestros” no podemos hacer uso de ellos, sino sólo al momento de pensionarnos en sus diversos tipos de pensión, y estos serán pagados mensualmente.

Las entidades que administran los ahorros previsionales de todos los afiliados al sistema previsional, se supone que deben tener en cuenta uno de los derechos fundamentales como es la seguridad social, pero también no es menor el hecho son de propiedad de quienes cotizan para obtener su pensión.

Las pensiones miserables en nuestro país, es un tema muy sensible, pero también no se puede negar que si el Estado, no ha hecho bien su trabajo como es asegurar el satisfacer las necesidades básicas de salud, vivienda, educación, también de una pensión digna a todos sus ciudadanos, no es razonable tener que recurrir a la corte, para implorar por ese dinero, para salvar la propia vida, o perder la vivienda, aunque signifique tener que aceptar un mañana pobre, sin futuro y sin pensión.

 

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com