Muchos lo vieron circular por el centro de la capital mientras realizaba pruebas en el recorrido 424 entre Las Rejas y Universidad de Chile. Durante alrededor de un mes el bus de dos pisos que probaba el ministerio de Transportes fue una atracción para santiaguinos y turistas.

El período de evaluación ya terminó y arrojó cifras positivas para la máquina de origen británico: los usuarios le pusieron nota 6,7 y destacaron su comodidad, aire acondicionado y mejores vistas de la ciudad al momento de desplazarse.

Además, la evasión en el bus alcanzó solo el 8,3%, una cifra mucho menor al 34,6% que aqueja al resto del sistema.

Claro que también hay cosas que mejorar. Algo que llamó la atención desde el día 1 de su funcionamiento fue la escasa altura que tiene el vehículo en su segundo piso: el techo está a solo 170 centímetros, lo que impide a muchas personas viajar cómodamente de pie en su segunda planta.

Ese fue uno de los principales detalles a mejorar según usuarios y conductores, quienes sumaron como sugerencia el poder abrir las ventanas.

Para que el vehículo pueda sumarse al Transantiago es necesario que las empresas lo propongan en el siguiente proceso de licitación, explicó la ministra de Transportes Paola Tapia.

“Son las empresas las que van a tener que postular estos buses de calidad, algunas podrán traer de este tipo otras de otros, lo improtante aquí es mejorar el Transantiago y al calidad del servicio”, detalló la encargada de la cartera de Transportes.

/gap