El coronavirus no sólo ha tenido un impacto en la economía mayor durante el presente año, sino que además sus huellas serán más duraderas, llevando a una recuperación más gradual de la prevista en abril, según reconoce el Fondo Mondo Internacional. El organismo multilateral publica hoy una actualización de sus proyecciones de crecimiento de las mayores economías, dando cuenta de que a nivel global la contracción de 2020 será de 4,9%, lo que implica una disminución de 1,9 puntos porcentuales en relación a la previsión anterior.

“El impacto adverso en los hogares de bajos ingresos es particularmente agudo, poniendo en peligro el progreso significativo logrado en la reducción de la pobreza extrema en el mundo desde los años noventa”, parte por señalar el FMI en su análisis, lo que explica el debilitamiento de las estimaciones para 2021. La recuperación ahora se estima en 5,4%, lo que queda en 0,4 pp por debajo de la proyección de abril y 6,5 pp frente a lo previsto en enero, cuando el coronavirus no estaba en el mapa.

En ese marco, la institución liderada por Kristalina Georgieva, señala que “la comunidad internacional debe intensificar enormemente su apoyo a las iniciativas nacionales, incluso a través de asistencia financiera a países con capacidad limitada de atención médica y canalización de fondos para la producción de vacunas a medida que avanzan los ensayos, para que las dosis adecuadas y asequibles estén rápidamente disponibles para todos los países”.

Reconociendo una persistente incertidumbre sobre la fotografía que ofrecen del crecimiento, el informe explica que en el caso de los países que están viendo tasas de infecciones decrecientes, donde se puede contar a los que han avanzado en la reapertura de sus economías, la actualización integra el impacto de distanciamiento social durante la segunda parte de 2020. Para ellos consignan un “camino de recuperación más lento”, con un “golpe a la productividad a medida que las empresas sobrevivientes aumentan las prácticas necesarias de seguridad e higiene en el trabajo”.

En ese grupo se cuenta a China, la cual figura como la única nación que este año logra mantenerse en terreno positivo, con un crecimiento de apenas 1%, lo que de todas maneras califica como la expansión más débil desde 1949. En tanto, para 2021 se considera un amplio rebote de 8,4%, el avance más potente desde 2011.

Para Estados Unidos la previsión apunta a una contracción de 8%, cifra 2,1 pp más débil de lo anticipado en abril, dando cuenta de un golpe mucho mayor al de la crisis financiera, que llevó a bajas del PIB de 0,1% en 2008 y 2,5% en 2009. Para 2021 se espera un repunte de 4,5%, lo que califica como el aumento más amplio desde 1999.

Sin lugar a duda, entre las principales economías globales es Europa la más devastada. Salvo Alemania, el FMI ve contracciones de dos dígitos en sus más relevantes exponentes. De hecho, Francia es el país que sufre la mayor rebaja en este reporte, al proyectarse una baja del PIB de 12,5%, 5,3 pp más de la caída previsto en abril. En tanto, Italia y España cederán cada una 12,8%, lo cual supera con creces descensos observados durante la crisis del euro, marco en el que ambas llegaron a caer 2,9%.

Por otra parte, el Fondo señala que las economías que luchan por controlar las tasas de infección, lo que corresponde al caso de América Latina, “un bloqueo más prolongado infligirá un costo adicional en la actividad”. Así, nuestra región verá un descenso de su actividad de 9,4%, dato inferior en 4,9 pp a la previsión ofrecida hace apenas dos meses.

EL FMI proyecta caída de 10,5% en México, 9,9% en Argentina y 9,1% en Brasil, mientras que los repuntes contemplados para el próximo año no superarían el 3,9% en estos países, con un promedio regional de 3,7%. Cabe destacar que este viernes el organismo dará a conocer sus previsiones para todo el vecindario, incluyendo la de Chile.

/psg