Uno de los estudios que se han venido realizando en los últimos meses en la Universidad de Medicina de Chongqin (China) buscaba saber cuánto tiempo perduraban los anticuerpos contra la Covid-19 en nuestro organismo, y los primeros resultados son desalentadores: estas sustancias que ayudan a nuestro sistema inmunitario a luchar contra el SARS-CoV-2 perdurarían menos de lo previsto, y su cantidad descendería de manera brusca dos o tres meses después del contagio.

Estos datos podría apoyar la tesis de los riesgos que conlleva usar los pasaportes de inmunidad de la Covid-19, y vienen a confirmar que es necesaria la prolongación de medidas de salud pública, incluida el distanciamiento social, la higiene continua de manos, el aislamiento de grupos de alto riesgo y la amplia realización de test“, expone el artículo publicado en la revista Nature Medicine. La muestra de pacientes fue pequeña, a diferencia de otros estudios más amplios, pero la Universidad llega a la conclusión de que se deben hacer más pruebas serológicas para conocer la situación real de la inmunidad de grupo.

Dos son los problemas a los que se enfrenta la sanidad si la inmunidad, como se comenta en esta investigación, es menor de lo previsto: la escasa permanencia del virus en la población (un 5% de los españoles se habrían contagiado), sería aún menor dentro de unos meses, y todos correrían el riesgo de volver a infectarse. Además, la vacuna sería más difícil de obtener, y esta se podría retrasar a más de otoño, promesa que la Universidad de Oxford mantenía hasta ayer mismo.

/gap