Los precios del cobre subían el viernes a su mayor nivel en 5 meses en medio de las crecientes preocupaciones por la oferta de las grandes mineras que operan en el norte de Chile, el mayor productor mundial del metal, ante las medidas que están tomando para enfrentar el aumento de los contagios de coronavirus entre sus trabajadores.

La cotización al contado del metal cerró con un aumento de 1,71% a US$2,7150 en la Bolsa de Metales de Londres anotando su mayor nivel desde el 23 de enero. Con ello además completó seis semanas de alzas.

En tanto, los futuros a 3 meses del metal ganaban 1,69% a US$$5.992,50 la tonelada, su nivel más alto desde el 24 de enero y también se encaminaban a sumar su sexto avance semanal.

La propagación del Covid-19 ha llevado a las mineras a reducir las dotación de persona, cerrar algunos procesos y prácticamente la totalidad de los proyectos han sido paralizados. De acuerdo a datos del ministerio de Minería cerca del 48% de los trabajadores del sector está desmovilizado.

Hasta el momento, pese a las medidas tomadas, las mineras han logrado mantener la producción los analistas dudan que ello sea sostenible en el tiempo.

“Chile ha sido uno de los productores afortunados. No ha sufrido tanto por el brote y los cierres del gobierno en realidad no tuvieron tanto impacto en la producción de los primeros cuatro meses del año”, afirmó Kieran Clancy de Capital Economics, según publicó Reuters.

“Dicho eso, hay una evidencia creciente de que están empezando a experimentar una serie de brotes en las minas y hay exigencias de los sindicatos de prácticas laborales más seguras”, agregó el economista.

Capital Economics elevó recientemente sus pronósticos para el cobre y ahora calcula que el precio al cierre de 2020 será de US$6.200, agregó Clancy.

Antofagasta la más afectada

El aumento en los contagios se ha concentrado en la Región de Antofagasta que, además, es la de mayor producción y donde se ubican algunas de las minas de mayor tamaño, como Chuquicamata y Escondida.

De hecho ayer Codelco anunció que decidió detener transitoriamente las operaciones en la fundición y reducir de manera parcial la actividad del área de refinería, de su división Chuquicamata, como una medida preventiva ante la compleja situación que vive la Región de Antofagasta y la ciudad de Calama por la emergencia sanitaria del Covid-19.

La minera ya había anunciada el fin de semana la paralización de todos los proyectos en el distrito norte, incluida la construcción del emblemático proyecto Chuquicamata Subterránea, y que comenzaría a operar en dicha división sólo con personal residente en Calama. En el caso de El Teniente, Codelco pactó una jornada laboral con sus trabajadores para reducir los traslados.

/psg