La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, afirmó que la zona euro “probablemente haya pasado” lo peor de la crisis económica causada por la pandemia de coronavirus, pero la recuperación será desigual.

En momentos en que los temores de una segunda ola sacuden a los inversores y a comunidades de todo el mundo, Lagarde instó a las autoridades a usar la tregua que actualmente ofrece el virus para prepararse para lo que pueda venir.

“Probablemente hemos pasado el punto más bajo y lo digo con cierta inquietud, porque, por supuesto, podría haber una segunda ola severa”, dijo Lagarde en un evento en línea.

Advirtió que el repunte sería “desigual”, “incompleto” y “transformador”, lo que significa que algunas compañías en industrias como viajes aéreos o entretenimiento nunca se recuperarían mientras que otras saldrían más fuertes de la crisis.

El BCE comprará bonos por valor de 1,3 billones de euros (US$1,46 billones) y prestará una cantidad similar a los bancos a tasas negativas para amortiguar el golpe de la pandemia a la economía de la zona euro y evitar una restricción crediticia.

Las medidas, combinadas con las garantías gubernamentales sobre algunos préstamos, aparentemente están dando frutos. Los préstamos a las empresas de la zona euro crecieron en mayo a su ritmo más rápido desde principios de 2009, de acuerdo a datos publicados el viernes.

En una referencia a los cuestionamientos de una corte alemana sobre las herramientas de estímulo del BCE, Lagarde dijo que la respuesta del banco central ha sido “proporcional” al desafío que enfrentó.

/psg