El ministro de Salud, Enrique Paris, descartó este viernes que el Gobierno esté cayendo en un “triunfalismo”, luego de que se refirieran a la existencia de una “leve mejoría” en la situación de la pandemia por el coronavirus en el país. Ante esto, insistió en que “no es el momento de bajar los brazos”.

El término acuñado por el titular del Minsal fue también usado ayer por el Presidente Sebastián Piñera, quien dijo que “estamos trabajando intensamente para que esa leve mejoría continúe en el tiempo” y recalcó que se mantendrá la “máxima alerta”.

Consultado respecto a los efectos que el concepto podría traer y los llamados de Chile Vamos a no caer en el triunfalismo, Paris respondió que “no hemos caído en triunfalismo y usted dice muy bien que ustedes como comunicadores, como periodistas, medios de comunicación y nosotros también tenemos que ser prudentes y yo he sido muy prudente”.

Sin embargo, el ministro recordó que “hay indicadores que muestran que el esfuerzo (…) de todos los habitantes del país, muestran resultados esperanzadores y creo que hay que felicitar a la población. Muchas veces se nos ha dicho que que le echamos la culpa de todo a la población, no, felicitamos a los chilenos que están cumpliendo bien”.

Por ejemplo, Paris destacó una caída ayer del 14% de los casos confirmados a nivel nacional y los que hoy disminuyeron en un 18%. A la vez que la positividad de los exámenes alcanza al 25%.

“Por lo tanto, por qué me voy a negar a dar esas cifras que muestran caídas en los nuevos pacientes y en los resultados positivos de los PCR, lo digo con toda prudencia. Pero, además, no he dicho, ni hemos dicho que hay que bajar los brazos, hay que continuar con la batalla, hay que seguir trabajando”, aseveró.

No obstante, enfatizó que “queremos felicitar, aplaudir y darle las gracias a la población, porque nos hemos dado cuenta claramente que están respondiendo con responsabilidad y están aceptando las medidas que evitan la diseminación del virus, los dicen las cifras afortunadamente, pero no es el momento de bajar los brazos, no es el momento de abandonar la batalla”.

“‘Queremos un segundo aire’, como decía Bonvallet y eso es lo que nos falta para ojalá lograr la meta, porque sabemos que las cuarentenas son dolorosas, son un sacrificio, así que sigamos luchando juntos, aquí no sobra nadie en esta batalla y sobre todo reconocer una vez más a la población chilena que está reaccionando bien”, concluyó.

/psg