El secretario general de la ONU, António Guterres, se refirió al manejo que ha tenido la Organización Mundial de la Salud en la pandemia del coronavirus.

“En algún momento tendremos que investigar el origen de la pandemia, cómo pudo extenderse tan rápidamente y cómo la OMS, los países y otras entidades respondieron. Está claro que habrá que hacer este análisis”, señaló en entrevista con el diario El País de España.

Sobre esto mismo, agregó que “pero lo que puedo decir es que conozco a la gente de la OMS y no están controlados por ningún país. Siempre actúan de buena fe y para obtener la mejor cooperación posible de los Estados miembros. Puede que se cometieran errores, pero no creo que la OMS haya intentado ayudar a China a esconder la realidad. Creo que la organización quería tener una buena relación con China al comienzo de la pandemia. Querían asegurarse de que China cooperara”.

Consultado por las críticas que ha realizado el Mandatario estadounidense, Donald Trump, a la OMS, Guterres sostuvo que “recuerdo que no hace mucho el responsable de la OMS dijo que el Presidente de Estados Unidos estaba haciendo un gran trabajo en la lucha contra la pandemia y que sus esfuerzos deberían ser reconocidos. Así que no creo que el responsable de la OMS esté del lado de ningún país en concreto…”.

Asimismo, el secretario general de la ONU fue enfático en recalcar que “la lucha contra el virus es nuestra principal preocupación en la actualidad, pero creemos que el tema que va a marcar nuestro tiempo sigue siendo el cambio climático”.

“Las generaciones futuras nos juzgarán por lo que nosotros seamos capaces de hacer para parar el calentamiento global. La hoja de ruta es clara. Necesitamos limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados y reducir las emisiones un 45% durante esta década, pero estamos lejos de estos objetivos. Por eso hay que movilizar a la comunidad internacional”, agregó.

Finalmente, y sobre el rol de la ONU, el portugués comentó que “la ONU no es una federación de democracias. Es una organización en la que todos los países del mundo están representados. Estas organizaciones intergubernamentales tienen contradicciones inevitables con las que tenemos que trabajar. Lo que constituye un gran reto es que las relaciones entre los poderes más importantes, EE UU, China y Rusia, son más disfuncionales que nunca. Esto hace que sea muy difícil para la ONU actuar en algunos asuntos clave y encontrar un consenso para movilizar a la comunidad internacional”.

/psg