Los países de la Unión Europea (UE) dieron este martes su visto bueno a reabrir sus fronteras a partir del 1 de julio a los turistas de una quincena de países, entre ellos China y Uruguay, el único latinoamericano.

La lista, que se revisará cada dos semanas, incluye Argelia, Australia, Canadá, Georgia, Japón, Montenegro, Marruecos, Nueva Zelandia, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez y Uruguay, así como China, pero este último bajo criterios de reciprocidad, apuntó el Consejo de la UE en un comunicado.

De esta manera se confirma que países como Chile, Estados Unidos, Brasil, Rusia, México, Perú entre otros no podrían ingresar a las naciones miembro del bloque.

El listado fue definido en base a una serie de criterios, entre ellos que la situación del Covid-19 en sus territorios sea parecida o mejor a la europea.

La tendencia de rebrotes durante las últimas dos semanas también debe tomarse en cuenta, así como la respuesta general a la pandemia del coronavirus -pruebas, vigilancia, localización de contagios, contención, tratamiento-.

El acuerdo se trata no obstante de una “recomendación” no vinculante a los países de la UE y a los asociados al espacio de libre circulación Schengen -Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia-, responsables de aplicar la decisión.

Además de estos 15 países, la UE, que se encuentra al inicio de la lucrativa temporada turística, también abre sus fronteras a los residentes de Andorra, San Marino, Mónaco y El Vaticano, cuatro pequeños Estados europeos.

/psg