Ayer por la tarde, el Ministerio de Ciencia dio a conocer el desglose diario de los fallecidos asociados al Coronavirus (es decir, la suma de los decesos confirmados por PCR y los que tienen indicios de haber padecido Covid-19 sin la ratificación del examen). Y en el reporte se consigna que las muertes vinculadas a la pandemia que se produjeron en junio duplican a la cifra registrada en todo mayo.

Si bien que el desglose día a día del DEIS contabiliza estas defunciones hasta el 25 de junio recién pasado, a lo largo del sexto mes del año y hasta ese día se produjeron 5.535 fallecimientos relacionados al coronavirus. De ellas, 3.808 son muertes con PCR confirmado y las restantes 1.727 corresponden a víctimas fatales con Covid-19 probable.

De esta manera, los fallecimientos ligados a la pandemia entre el 1 y 25 de junio ya superaron prácticamente por el doble (exactamente 1,924 veces) lo registrado en todo mayo pasado, cuando murieron 2.876 personas por causas atribuibles a la pandemia (de ellos, 2.027 son víctimas fatales confirmadas con PCR y 849 fueron sospechosas).

Desde que el DEIS situó al primer fallecido asociado al Coronavirus el 16 de marzo pasado, hubo 36 días en que se registraron más de 100 muertes diarias ligadas a la pandemia, 20 días sobre los 200 y seis días sobre las 250 defunciones.

Según el conteo, el día más trágico fue el 15 de junio, cuando fallecieron 272 personas por causas relacionadas con la pandemia: 164 con PCR confirmado y 108 sospechosos por Covid-19.

De igual modo, el promedio diario fallecimientos diarios ligados al coronavirus en junio (con solo 25 días, ya está dicho) es de 221,4 decesos cada 24 horas. Para tener una idea, el de mayo fue de 92,77.

Ahora bien, contabilizando únicamente fallecimientos con confirmación de PCR, el día en que más se produjeron fue el 13 de junio con 189. En total, hubo más de 100 muertes confirmadas con examen durante 31 días.

Todo lo anterior, sin dudas, son números que no hacen otra cosa más que entristecer a una sociedad golpeada por la pandemia, pues detrás de cada cifra hay una persona, una familia y un sufrimiento.

/psg