En junio de 2020 se cumplieron 10 años de observación incesante del Sol mediante el Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la agencia espacial de los Estados Unidos, la NASA. Diez años equivalen a 425 millones de imágenes en alta resolución o 20 millones de gigabites de datos que han permitido “incontables nuevos descubrimientos sobre el funcionamiento de nuestra estrella más próxima y su influencia en nuestro sistema”, según un comunicado del organismo. Y ahora ese tesoro de información visual es la base de un documental de 61 minutos, que comprime a razón de un día por cada segundo la última década de vida del Sol.

A partir de la combinación de tres instrumentos, el SDO logra captar y archivar una imagen del Sol cada tres cuartos de segundos. Solo uno de esas herramientas, el Ensamble de Imágenes Atmosféricas (AIA) registra cada 12 segundos una imagen del disco solar en las 10 bandas de longitud de onda del ultravioleta al ultravioleta extremo, siempre en alta resolución.

Gracias a tres instrumentos (AIA, EVE y HMI), el Observatorio de Dinámica Solar (SDO) permite crear imágenes nunca antes vistas del sol, en ultra alta definición y tomadas en 13 longitudes de onda diferentes

Los otros dos sistemas de este telescopio tan particular son el Experimento de Variabilidad Ultravioleta Extrema (EVE) y la Cámara Heliosísmica y Magnética (HMI), que respectivamente miden la emisión de radiación solar con regularidad y precisión y la variabilidad solar a partir de su actividad magnética.

“Este lapso de tiempo de 10 años muestra fotos tomadas a una longitud de onda de 17,1 nanómetros, que es una longitud de onda ultravioleta extrema”, detalló la NASA. Eso muestra la capa atmosférica más exterior del Sol, o corona, y permite que se la vea en su amarillo característico. “Compilando una foto cada hora, la película condensa una década del Sol en 61 minutos”.

Esa pequeña mancha negra sobre el Sol, arriba a la derecha, es Venus, entre el 5 y el 6 de junio de 2012

El video muestra “el aumento y la disminución de la actividad que ocurre como parte del ciclo solar de 11 años”, es decir, el tiempo de la inversión de los polos norte y sur de la estrella. También se ven “algunos eventos notables, como planetas en tránsito y erupciones”, y la aparición de manchas solares debida a las alteraciones que los gases provocan en los campos magnéticos. La música que acompaña el tránsito, encargada al compositor alemán Lars Leonhard especialmente para el documental, se llama “Observatorio Solar”.

La NASA ofrece así una oportunidad de desoír el consejo de no mirar directamente al Sol y poder por fin detectar cómo arde día tras días, “con las partículas de plasma cargadas que suben y bajan de la superficie”, sintetizó Science Alert. “Esta es una vista del Sol que su brillo normalmente oculta a nuestra vista”.

Una de las imágenes más recientes del sol captadas por el SDO

Del 2 de junio de 2010 al 1 de junio de 2020, el montaje supera las 87.000 imágenes, con curiosidades como, por ejemplo, el paso de Venus frente al Sol, del 5 al 6 de junio de 2012, “algo que no volverá a suceder hasta 2117″, siguió la publicación científica.

Al igual que un ojo que no parpadea —describió la agencia— el telescopio solar ha captado incluso ausencias: cuadros oscuros “causados porque la Tierra o la Luna eclipsan al SDO” al ubicarse entre la nave y el Sol. “Un apagón más largo, en 2016, se debió a un problema temporal del instrumento AIA, que se resolvió con éxito en una semana. Las imágenes en las que el Sol está descentrado se observaron mientras el SDO calibraba sus instrumentos”, detalló el comunicado oficial.

El documental completo, en el canal de YouTube de NASA:

/psg