El corazón es un órgano vital y como tal requiere ciertos cuidados especiales. Actividades aeróbicas y una dieta equilibrada ayudan a mantenerlo saludable. Pero para cuidarlo, es necesario asimismo estar alerta y prestar atención ante la aparición de estos síntomas:

1. El dolor de pecho o angina de pecho

Los dolores de pecho pueden derivar de diferentes padecimientos de salud. Sin embargo, se debe prestar mucha atención si se tornan intensos y provocan una sensación de pesadez. Cualquier dolor nuevo y agudo debe ser una alarma para quien lo presente.

Cuando el dolor de pecho es producido por una afección cardíaca, el corazón está recibiendo sangre con poca cantidad de oxígeno.

2. Arritmias

Los latidos del corazón suelen ser regulares. Lo normal es que ni siquiera la persona los note cuando son adecuados. Existen patologías benignas que pueden producir latidos irregulares, pero a la vez existen muchas otras que requieren una intervención inmediata.

En caso de notar latidos rápidos, muy lentos o con cambios irregulares se debe consultar al médico.

3. Apnea de sueño

Si bien la apnea de sueño es una patología no producida por el corazón, el padecimiento de la misma si afecta a este órgano. Es muy importante diferenciarla de los ronquidos normales, ya que a lo largo del tiempo esta enfermedad puede tener graves consecuencias. Dormir mal, ser obeso o tener pausas en la respiración al dormir, deben alertarnos sobre esta patología para concurrir al médico.

4. Piernas y pies hinchados

El corazón funciona como una bomba que envía sangre en un solo sentido, pero cuando este funciona mal se comienza a acumular líquidos en lugares donde no deberían. Típicamente en las personas con problemas del corazón aparecen en pies y piernas; y más allá de que existen otras explicaciones para este fenómeno también funcionan como un signo de alerta.

5. Agitación y falta de aire

No es normal que una persona sienta falta de aire constantemente. Si esto pasa sin motivo alguno se debe considerar si el corazón está trabajando de forma adecuada. En este sentido, es importante no perder de vista los hábitos. Si se ha cambiado de costumbres o se ha incorporado una actividad física en los últimos días, esta falta de aire puede ser normal. Hay muchas causas para este fenómeno, pero el corazón puede ser una de ellas.

/psg