La propuesta que se votó en el congreso, ha sido un verdadero remezón para el gobierno como también para toda la clase política, en materia previsional, específicamente por el retiro del 10% de los ahorros de los afiliados de las AFPs.

Cabe señalar, que el ahorro obligatorio que está destinado exclusivamente para tener una pensión para nuestra vejez, es la única forma de tener un ingreso post laboral, no solo en nuestro país, sino en todo el mundo, porque de no ser obligatorio, lo más probable es que en forma voluntaria, muy pocas personas ahorrarían y de que viviríamos cuando las canas aparecen, cuando los años pasan rápidamente, y llega la vejez más pronto de lo deseado.

Es sorprendente la rapidez en que, la mayoría de los políticos de oposición y algunos de gobierno, se unieron y votaron en un consenso, pocas veces visto, y tal vez con un populismo y festejo digno de analizar. La propuesta de retirar el 10% de los ahorros de los trabajadores, sin tener en cuenta que, esos mismos trabajadores, a los que dicen proteger, incluidos todos los chilenos que pagamos impuestos desde que compramos pan y otros los productos, les garantizamos un sueldo millonario, para que nos digan que esta crisis económica, producto de la pandemia, la financiemos con nuestros propios ahorros e hipotequemos nuestra futura pensión.

Por otra parte, si los ahorros obligatorios son nuestros, no es posible que se nos niegue retirarlos en casos extremos, como esta pandemia, donde a la clase media, no le ha llegado recursos, o estos demoran demasiado, o no se entiende bien lo que ofrece el gobierno. Mientras no tengamos bien definido el proyecto enviado al congreso, de ese retiro y los costos asociados, la “reforma previsional” enviada hace meses al congreso, seguirá durmiendo el sueño eterno.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com