Un perito español ha concluido que no hay sustancias tóxicas en los restos del ex Presidente Frei, lo que descarta que su muerte haya sido intencionalmente provocada. Por el contrario, el análisis indica que su deceso es compatible con un shock séptico.

Al respecto, la familia mantiene su convicción de que el ex Mandatario habría sido asesinado. Es de esperar que esa “convicción” no se traspase al magistrado que lleva la causa, sin contar con pruebas suficientemente sólidas. Esta inquietud no es menor, pues a los militares muchas veces se les condena con “convicciones” que no resistirían el cedazo de un debido proceso.

Carta de Miguel A. Vergara Villalobos al diario El Mercurio

/gap