Si bien Ravinet reconoció que existen malos comportamientos dentro de la institución, aclaró que sólo son “excepciones” y que la ultraizquierda se estaría beneficiando de estos acontecimientos para desprestigiar a las Fuerzas Armadas.

“Veo cierta intencionalidad en intelectuales de ultraizquierda, que buscan construir un ‘ejército popular’, que no es otra cosa que la instrumentalización de la institución por el gobierno de turno (…) la opinión pública debe saber que hay una maniobra de la ultraizquierda, en particular de comunistas, que tienen una campaña para difamar y horadar el prestigio de las Fuerzas Armadas”, indicó Ravinet a El Mercurio.

También criticó al contralor general de la República, Jorge Bermúdez, señalando que la interpretación del ente fiscalizador era un “tuttu frutti jurídico” pues no citaba de manera correcta la normativa naval.

“Fue la culminación de esta desconfianza en las Fuerzas Armadas. Este dictamen era muy desprolijo, porque nunca había visto que para avalar las tesis se hicieran citas truncas, porque puede haber alcohol, pero con la autorización del comandante y eso no aparecía. En vez de hacer este tutti frutti jurídico, la Contraloría debió preguntar si había autorización para ingresar las 143 botellas de cerveza”, indicó.

El ex secretario de Estado se refiere a la polémica de 2016 cuando se dio a conocer a través de redes sociales una fotografía que mostraba a marinos ingresando un centenar de botellas de alcohol al submarino “Simpson” de la Armada.

De acuerdo al dictamen firmado por la Contraloría en enero, el acontecimiento calificaba como “falta gravísima”, lo que fue retrucado este viernes por el mismo organismo. Respecto a esta última aclaración, el ex ministro expresó que se lo toma con alegría pues consideraba que la normativa era demasiado “desprolija” y “restrictiva” para los miembros de la institución.

Fuente: Emol.com

/gap