Con pena, dolido y a punto de botar una lagrimita. Así se mostró Sebastián Moreno, luego de su adiós al sillón de la ANFP. Lugar que será ocupado por el reciente elegido mandamás del ente rector del fútbol nacional, Pablo Milad.

«Hoy es un día triste para el fútbol chileno. Me quedo con una sensación bastante amarga, no por la elección propiamente tal sino porque como se dieron las cosas desde abril. Este triste espectáculo que comenzó con la desestabilización del gobierno de la ANFP por parte de algunos clubes y dueños de clubes», comentó al CDF.

Además, quien asumiera en enero de 2019 el mando del fútbol criollo, detalló los problemas que potenciaron su salida de Quilín.

Con pena, dolido y a punto de botar una lagrimita. Así se mostró Sebastián Moreno, luego de su adiós al sillón de la ANFP. Lugar que será ocupado por el reciente elegido mandamás del ente rector del fútbol nacional, Pablo Milad.

«Hoy es un día triste para el fútbol chileno. Me quedo con una sensación bastante amarga, no por la elección propiamente tal sino porque como se dieron las cosas desde abril. Este triste espectáculo que comenzó con la desestabilización del gobierno de la ANFP por parte de algunos clubes y dueños de clubes», comentó al CDF./