El 27 de marzo de 2020 el Congreso tuvo su primera sesión telemática a modo de medida sanitaria para el coronavirus. Y aunque el teletrabajo de los parlamentarios ha generado “chascarros” y salidas de libreto, también ha significó un importante ahorro en los traslados de senadores y diputados, bajando sus gastos en $435 millones solo en dos meses de pandemia.

El DÍNAMO revisó los gastos de los 43 senadores y 155 diputados en ejercicio durante abril y mayo de 2020 (últimos meses con registro), con un promedio de gasto de $1.012.804 en el traslado de cada diputado y de $1.193.831 por cada senador.

Estos números son casi la mitad de los gastos por el ítem de “traslación” (traslados) registrados en los mismos meses de 2019, cuando el promedio fue de $2.085.254 por diputado y $2.386.214 por senador.

En términos globales, mientras en abril y mayo de 2019 el Congreso gastó $851.643.230 (más de un millón de dólares) en el traslado de los parlamentarios, en 2020 ese monto bajó $416.638.616 influido por la realización de sesiones telemáticas en el trabajo legislativo de diputados y senadores.

De esta forma, solo por concepto de traslado de parlamentarios, el Congreso ahorró $435.004.614 por el teletrabajo de los diputados y senadores.

Los parlamentarios que más ahorraron en traslados por el teletrabajo durante los dos primeros meses de pandemia fueron:

  • Guillermo Teillier (PC): $5.270.724 de ahorro
  • Carlos Bianchi (IND): $5.131.487 de ahorro
  • Tomás Hirsch (IND): $5.110.410
  • Isabel Allende (PS): $4.966.736
  • Alejandro Guillier (IND): $4.566.295

En tanto, otros parlamentarios pese a la pandemia y el teletrabajo, aumentaron sus gastos de traslados por distintos motivos. Ellos fueron:

  • Marcela Sabat (RN): $1.987.880
  • Pedro Velásquez (FRVS): $926.726
  • Jacqueline van Rysselberghe (UDI):  $451.190
  • Francisco Eguiguren (RN): $154.871
  • Iván Flores (DC): $48.645

/gap