En un fallo de 111 páginas, la Corte Suprema dio ayer un duro golpe a la Superintendencia de Bancos (SBIF) al desechar el recurso de queja que puso el regulador en septiembre del año pasado, luego de que la Corte de Apelaciones decidiera anular la multa por US$ 30 millones que la SBIF cursó el 30 de diciembre de 2015 a CorpBanca.

La superintendencia había multado a CorpBanca -hoy fusionado con Itaú- por exceder en tres oportunidades -octubre de 2011, julio de 2013 y septiembre de 2015- el límite de riesgo de crédito en préstamos a las sociedades cascada de SQM.

Por cuatro votos contra uno, el Máximo Tribunal ratificó la decisión que tomó el 31 de agosto pasado la Corte de Apelaciones tras la reclamación por ilegalidad que interpuso el banco.

De esta manera, la Suprema determinó que la SBIF no aplicó los “principios básicos del debido proceso”, afectando el derecho de defensa de la compañía que hoy está fusionada con Itaú.

Votaron a favor los ministros de la Corte Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y el abogado integrante Juan Eduardo Figueroa. El disidente fue el ministro y redactor del fallo Sergio Muñoz.

La Suprema argumenta que la SBIF comunicó al banco “la imposición de las tres multas impugnadas, sin que de forma previa se pusieran en su conocimiento los hechos que se consideraban facultativos de infracción”. Con ello, no le entregó al fiscalizado la oportunidad de esgrimir las defensas que se estimaran necesarias ni la rendición de la prueba pertinente.

Tras conocerse el fallo, el regulador envió una escueta declaración pública. “La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras se encuentra analizando el reciente fallo de la Corte Suprema por el recurso de queja presentado por la SBIF el 6 septiembre de 2016”, manifestaron.

Desde Itaú CorpBanca, en tanto, aseguraron que el banco “no emitirá juicios respecto de lo resuelto por el Máximo Tribunal”.

Escenarios abiertos

En enero del año pasado y antes de acudir a la Corte de Apelaciones, CorpBanca pagó a la SBIF la multa de US$ 30 millones que le fue cursada, dinero que estaría en una cuenta de BancoEstado y que ahora deberá ser devuelto al banco.

Si bien CorpBanca no registró la multa en los estados financieros 2015 -año en que fue cursada-, el regulador ordenó que sí lo hiciera. Por ello, el monto fue asumido por los accionistas de ese banco. Sin embargo, luego, la entidad financiera se fusionó con Itaú. Fuentes cercanas al proceso explicaron que una de las dudas que quedan abiertas es qué ocurrirá con ese dinero: si será devuelto a los accionistas de hoy o a los que existían en ese entonces.

Otro escenario que podría ocurrir es que, como las sentencias de las cortes no entran al tema de fondo y se quedan en la forma del proceso sancionatorio, la SBIF podría instituir un nuevo procedimiento, ahora sí respetando las normas del debido proceso. No obstante, fuentes del proceso aseguraron que como norma del debido proceso, en este caso, el superintendente, Eric Parrado, no podría sancionar a CorpBanca, considerando que ya emitió opinión.

Regulador La Superintendencia de Bancos aseguró ayer que se encuentra analizando el fallo.