Muchos lo consideran un milagro. Otros “una sensación médica”Emilia Grabarczyk nació a los 6 meses y 2 semanas de gestación y se convirtió en, posiblemente, la bebé más chiquita que haya sobrevivido a un nacimiento prematuro.

Sabine y Lukas, sus padres, tomaron la decisión de hacer cesárea en la semana 26 porque la vida de Emilia corría peligro. No conseguía los nutrientes necesarios para crecer. Hoy en día, Emilia disfruta de buena salud, según informó FoxNews.

Por supuesto que el nacimiento tuvo sus riesgos, pero nueve meses después, ya casi que se considera una anécdota de una gran historia de lucha.

Cuando nació, la beba no llegaba a medir ni siquiera 22 centímetros y su peso era de 229 gramos.
El médico que la atendió, el doctor Bahman Gharavijefe de Pedriatría del Marien-Hospital Witten, en Alemania, dijo que el nacimiento de Emilia fue verdaderamente único y que su supervivencia sólo fue posible gracias al esfuerzo conjunto hecho entre pediatras, ginecólogos y cirujanos pediátricos.

“Es una pequeña luchadora. A los 6 meses de embarazo es incierto que un bebé pueda sobrevivir. Pero, ella lo hizo”, afirmó.

Se cree que es el bebé prematuro con menor peso al nacer. El récord anterior era de Rumaisa Rahman, que también nació en las 26 semanas en el Centro Médico de la Universidad de Loyola, en Chicago, Estados Unidos, con un peso de 243.8 gramos.

/gap