La primera dama Jill Biden se despidió de su trabajo de enseñanza el año pasado para ayudar con la campaña de su esposo para presidente, pero la esposa política de mucho tiempo no está planeando renunciar a su carrera.

Biden se convirtió en la primera Segunda Dama en mantener un trabajo remunerado fuera de la Casa Blanca mientras su esposo era vicepresidente. Ahora tiene la intención de seguir enseñando escritura en Northern Virginia Community College, al sur de Washington, donde enseñó a tiempo completo mientras su esposo era vicepresidente.

“Muchos de mis estudiantes no saben que tengo dos trabajos”, dijo la primera dama.

Jill Biden está muy familiarizada con la vida en Washington, ya que su esposo, el recién estrenado presidente Joe Biden, pasó 36 años en el Senado de Estados Unidos y ocho años como vicepresidente bajo el gobierno de Barack Obama.

Ahora, la victoria electoral del demócrata Joe Biden le ha dado a Jill Biden la distinción de ser la primera esposa presidencial que obtuvo un doctorado. Betty Boyd Caroli, quien escribió el libro First Ladies, le dijo a la VOA que Biden está en una posición única.

“Yo esperaría que ella sea muy activa en sugerir reformas específicas al sistema educativo, pero no todos están de acuerdo”, dijo Caroli. “A mucha gente le gustaría la primera dama que mantiene la boca cerrada y se ve sólo con la mejor ropa. No estoy en esa escuela. Realmente creo que es una plataforma poderosa”.

Biden, de 69 años, nació en Nueva Jersey y creció en los suburbios del norte de Filadelfia, Pensilvania. Obtuvo su doctorado en educación de la Universidad de Delaware.

La vida con Joe Biden fue complicada desde el principio. Ella estaba pasando por un divorcio. Él estaba de luto, criando a dos hijos pequeños solo después de que su esposa y su hija murieran en un accidente automovilístico. Jill y Joe se casaron, después de que Joe preguntó cinco veces.

“Y la quinta vez, finalmente le dije: ‘Jill, mi orgullo irlandés se ha apoderado de mí. Esta es la última vez que voy a preguntarte’, dijo Biden en el “Rachael Ray Show”. “Le dije: ‘No tienes que decirme cuándo te casarás conmigo, sólo si te casarás conmigo’. Ella dijo: ‘Sí’. ”

Cuatro años más tarde, Jill dio a luz a una hija. La tragedia volvió a ocurrir en 2015 cuando Beau, el hijo de 46 años de Joe Biden, murió de cáncer cerebral. “Esto es personal para mí y para mi esposo Joe”, dijo.

Jill Biden luego añadió iniciativas de cáncer a su lista de causas.

En junio del año pasado, Jill Biden escribió un libro para niños sobre los primeros años de su marido, su competitividad y su resiliencia después de ser ridiculizado por su tartamudeo.

Mostró esa racha protectora durante un mitin de campaña en marzo del año pasado, usando su cuerpo en dos ocasiones para impedir que un manifestante llegara a su marido en un escenario.

Aunque llaman al pequeño estado del Atlántico medio de Delaware su hogar, Jill Biden ha seguido a su marido a través de su carrera como senador de Estados Unidos y luego en la mansión del vicepresidente. Ahora regresa a Washington por lo menos cuatro años en la Casa Blanca.

/gap