“Utilicé una forma y tono inadecuados… No me parece que sea la manera de plantear puntos de vista, menos a una autoridad, aunque desapruebe profundamente su desempeño”, explicó Oscar Fuenzalida Calvo a ocho días del incidente en el avión con el senador PPD Guido Girardi.

En una entrevista concedida a “La Segunda”, el empresario desmintió el relato que el parlamentario ha dado del episodio y dice que su esposa no fue quien grabó el episodio arriba del vuelo Latam cuando estaba a punto de partir rumbo a Miami.

Además, aseguró que lo dicho al senador PPD “no tiene relación alguna relación con la promoción o participación del parlamentario en la implementación de una normativa en particular, como la de etiquetado de los alimentos”.

Contó que en 2016 vendió su participación en empresas de alimentos (entre ellas Mamut, Doggis y Juan Maestro) y se quedó sólo con alrededor del 7%: “y no tengo ninguna injerencia en las decisiones, gestión ni administración del negocio que desarrollan”, manifestó.

En el video se escucha que le dijo, entre palabrotas: “Eres lo más nefasto que le ha pasado a este país”, “sálete (sic) de la política. Le vai (sic) a hacer un favor a la patria”. “Fue una crítica política, mal expresada por mí… Lamento mucho la forma en que expresé mis opiniones”, dijo al respecto.

Sin embargo, no quiso entrar en el tema sobre qué le molesta tanto de Girardi, pero aún así, afirmó que “mis opiniones acerca de él sólo se relacionan con lo que simboliza, una forma de hacer política que estimo no le hace bien al país… La forma que ocupé fue inapropiada, pero son mis opiniones personales y creo que en ese ámbito cada uno es libre de pensar lo que quiera”.

“Mi juicio respecto de Girardi no tiene nada que ver con mis preferencias políticas, que pueden estar más o menos lejanas a las ideas que él representa… En política, de lado y lado, hay personas que admiro y destaco por su dedicación y entrega a la comunidad, y personas que pienso que no ejercen la actividad de manera adecuada”, añadió el empresario, quien vive desde hace cinco años en EE.UU., donde realiza varias actividades, entre ellas el rubro inmobiliario.

Al preguntarle si fue él quien se dejó grabar y luego exhibió el video en las redes, respondió que “eso es completamente falso, y no deja de impactarme el nivel de invenciones que se están difundiendo. Ese día, en momentos previos al despegue, distinguí al senador, que iba sentado como pasajero en el mismo avión, en primera clase, y lo increpé. La tripulación me pidió que pusiera fin a la discusión y así lo hice. Nunca más, ni durante el vuelo ni en el aeropuerto, volví a cruzar palabra con él”.

Finalmente agregó: “sin mi consentimiento ni mi conocimiento, una pasajera completamente desconocida, no mi señora, cómo él ha sostenido, grabó el episodio y lo subió a las redes. Hay muchos testigos de lo que digo y es fácilmente posible determinar desde dónde se subió el video. Mi señora lo único que hizo fue ponerse nerviosa, y comenzar a llamarme para que terminara la polémica”.

/gap