Un leve repunte empezó a mostrar la confianza de los consumidores en abril, medida por el Índice de Percepción de la Economía (Ipec) que elabora GfK Adimark.

En el cuarto mes del año, el Ipec aumentó 2,8 puntos y alcanzó a 40,1 puntos, el mejor registro en lo que va del año y que iguala lo observado en diciembre pasado, cuando mostró el mismo resultado.

Eso sí, a pesar de esta mejora, el indicador acumula 35 meses en la zona de pesimismo, esto es, bajo el umbral de 50 puntos.

Este escenario representa una segunda alza consecutiva y es una recuperación después de los mínimos de enero y febrero, afirma Roberto Méndez, presidente de GfK Adimark.

“El primer trimestre de 2017 fue muy negativo, y en los dos primeros meses del año hubo otros tipos de problemas, no solo económicos, que afectaron a las personas, como los incendios y desastres naturales”, explica Méndez.

Según los datos del estudio, los dos factores principales que explican esta mejoría en abril son las expectativas frente a las elecciones presidenciales de noviembre y la baja en las expectativas de inflación.

Todos los subindicadores que componen el Ipec muestran alzas en relación a marzo. Destaca el salto en el componente “estabilidad del país en los próximos 5 años” que presenta un repunte de 8,1 puntos respecto de marzo, un salto significativo en la historia del índice.

“Las expectativas de cambio político se han ido haciendo más sólidas. Se ha ido afianzando esta visión de que el próximo Presidente del país va a priorizar el crecimiento económico y la recuperación de la economía por sobre otras consideraciones. Hay una estabilidad mayor en general”, dice Méndez.

Además, las expectativas de inflación han ido disminuyendo a lo largo del año, factor que es muy importante para los consumidores y que tienen un peso alto frente a decisiones de compra o de solicitar un crédito, por ejemplo.

Frente a la pregunta ¿Cuánto cree usted que subirán los precios de las cosas dentro de los próximos 12 meses?, el porcentaje que dice “mucho” bajó de 47% en marzo a 42% en abril. De hecho, la inflación en abril medida por el IPC llegó a 0,2%, en línea con las expectativas del mercado y acumula 2,7% en 12 meses, por debajo de la meta del Banco Central.

“Con esta combinación de expectativas positivas con precios estables, es probable que veamos en el segundo trimestre una mejoría en los indicadores de consumo y toma de crédito”, sostiene Méndez.

La actividad también mostró sorpresa en el último tiempo. En marzo, el Imacec fue positivo, de 0,2%, distinto a las expectativas del mercado, que esperaba un resultado inclusivo negativo.

Intenciones de compra más positivas

También en abril suben los tres indicadores que miden las intenciones de comprar artículos del hogar, una vivienda y un auto. Méndez opina que esto debería empezar a afectar positivamente al consumo y más adelante también la inversión.

“En resumen, el informe da cuenta de un consumidor en que sigue predominando el pesimismo, pero que se ha recuperado en los últimos meses, después de un primer trimestre que fue especialmente negativo. Como resultado, se han elevado moderadamente las expectativas para comprar”, finaliza Méndez.

/gap