El tema previsional ha tomado un ritmo algo diferente, con respecto a que nunca ha habido una verdadera decisión, por todos los diversos integrantes, ya sea de los gobiernos que han pasado, de las administradoras de fondos de pensiones, de las compañías de seguros, de los políticos, de los ahorrantes, en resumen, de todos los involucrados, en que tengamos un país acorde a los tiempos modernos como es la organización OCDE, a la cual pertenecemos.

Para ciertas materias somos líderes en Latinoamérica, sin embargo, son bastante los temas en que simplemente, como se dice coloquialmente, no damos el ancho, y una de esas políticas públicas donde nos hemos quedado estancados, son las bajas pensiones, que no llegan ni siquiera al sueldo mínimo vigente en la actualidad. Así como todas las personas vamos envejeciendo, necesitamos hacernos un chequeo médico, para tener las ayudas y tener una buena calidad de vida, las instituciones que manejan la sociedad chilena, también debe ser revisadas e ir actualizándose los cambios propios del paso del tiempo.

Que duda cabe, que nuestro sistema previsional, funciona como si el tiempo se hubiese detenido, como si no existiera cesantía, como si viviéramos en un paraíso que sólo existe en la imaginación o en un sueño que se esfuma al despertar, y menos hubiéramos pensado que llegaría una epidemia, donde se ha perdido la salud, la vida y el trabajo. Es fuerte pensar que tuvo que venir esta pandemia, para que los políticos y el gobierno, se dieran cuenta que no éramos los ingleses de antaño, luego el país en que personas de otros países querían venir a trabajar, inmigrantes que creyeron que acá sobraba el trabajo y en unos meses, como dice la canción “todo se derrumbó”.

Con esta pandemia, los más afectados son los adultos mayores, que nuevamente son castigados por este virus, que los expone a enfermar y a perder la vida, tenemos la otra “epidemia” de las paupérrimas pensiones, porque quienes deben hacer política pública en beneficiar a sus habitantes, no solo lo compone el gobierno de turno sino los poderes del estado. Pero los políticos están nuevamente preocupados del candidato a la presidencia, en un tiempo más y no realmente en llegar a un consenso de mejorar y poner un piso mínimo con respecto a ponerse de acuerdo en que no exista un pensionado en nuestro país, que tenga una pensión inferior al sueldo mínimo.

Próximamente se hará un plebiscito, en medio de esta pandemia, con un gasto enorme que ello significa, que no solucionará los temas de país, al menos de forma inmediata y no menos de dos años, por lo tanto, seguiremos esperando la reforma previsional que no avanza en el congreso, y que al parecer es más importante ir a votar que proteger la vida y mejorar las pensiones.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com