Hansel Valentine, de 24 años, en medio de los restos de la propiedad que ocupaban sus parientes en Estacada, Oregon (REUTERS/Shannon Stapleton)
Hansel Valentine, de 24 años, en medio de los restos de la propiedad que ocupaban sus parientes en Estacada, Oregon (REUTERS/Shannon Stapleton)

Los estados de California, Oregon y Washington han sufrido incendios forestales históricos, que han ardido más rápido y en más superficie que nunca. Numerosos estudios en los últimos años han asociado tales incendios con el calentamiento global derivado de la quema de carbón, petróleo y gas.

Los gobernadores demócratas afirman que los incendios son una consecuencia del cambio climático, al hacer que la calidad del aire en Portland, Oregon, Seattle y San Francisco esté entre las peores del mundo. El gobierno de Trump y los republicanos atribuyen el fenómeno a una mala gestión forestal.

Play

Incendios en el oeste de EEUU 1

Trump estará en McClellan Park, una antigua base aérea a las afueras de Sacramento, California, indicó el vocero de la Casa Blanca Judd Deere. La oficina del gobernador de California, Gavin Newsom, dijo que se reunirá con el mandatario.

La imagen del amanecer en Solana Beach, California, cubierta de humo por los incendios forestales que se desataron en la región (REUTERS/Mike Blake)La imagen del amanecer en Solana Beach, California, cubierta de humo por los incendios forestales que se desataron en la región (REUTERS/Mike Blake)

Los gobernadores no se han andado con rodeos: el mandatario de Washington, Jay Inslee, describió el domingo el cambio climático como “un soplete sobre nuestros estados del oeste”.

“Es enloquecedor ahora mismo que cuando tenemos este desafío cósmico en nuestras comunidades, con toda la costa oeste de Estados Unidos en llamas, tener un presidente que niega que estos no son simplemente incendios forestales, son incendios climáticos”, afirmó Inslee el domingo en el programa de ABC “This Week”.

Un helicóptero intenta disminuir la expansión del fuego en Arcadia, California (REUTERS/Mario Anzuoni)Un helicóptero intenta disminuir la expansión del fuego en Arcadia, California (REUTERS/Mario Anzuoni)

Mientras Newsom visitaba un paisaje fantasmagórico destruido por las llamas el viernes, condenó las “pamplinas ideológicas” de los que niegan el peligro.

“El debate en torno al cambio climático ha terminado. Simplemente vengan al estado de California, obsérvenlo con sus propios ojos”, dijo.

Un equipo de rescate (los puntos en color verde claro son sus integrantes) en una zona bañada con el líquido para retardar la acción del fuego coloreado con rojo. Buscan sobrevivientes del incendio de Almeda, en Talent, Oregon. Foto tomada con un drone (REUTERS/Adrees Latif)Un equipo de rescate (los puntos en color verde claro son sus integrantes) en una zona bañada con el líquido para retardar la acción del fuego coloreado con rojo. Buscan sobrevivientes del incendio de Almeda, en Talent, Oregon. Foto tomada con un drone (REUTERS/Adrees Latif)

Newsom señaló que apenas el mes pasado, California tuvo su agosto más caluroso, con una temperatura en el Valle de la Muerte que batió un récord mundial. El estado registró 14.000 impactos de rayos que prendieron cientos de fuegos, algunos de los cuales se combinaron para crear cinco de los 10 incendios más grandes jamás registrados en el estado. Y sufrió olas de calor consecutivas.

"Saqueadores serán tirpteados", dice el cartel cerca de un grupo de casa abandonadas mientras el incendio avanza en Mollala, Oregon (REUTERS/Shannon Stapleton)“Saqueadores serán tirpteados”, dice el cartel cerca de un grupo de casa abandonadas mientras el incendio avanza en Mollala, Oregon (REUTERS/Shannon Stapleton)

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, dijo que normalmente arden unos 500.000 acres al año (unas 202.000 hectáreas), pero que la semana pasada las llamas consumieron más de 1 millón de acres (404.000 hectáreas), tras una larga seguía y bruscos cambios de temperatura en el estado.

“Eso es de verdad la señal de alarma del cambio climático en la Costa Oeste”, dijo el domingo en el programa de CBS “Face the Nation”. “Y es un toque de atención para todos nosotros, de que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para hacer frente al cambio climático”.

/gap