Durante la ceremonia conmemorativa de las Glorias del Ejército, realizada en el patio Alpatacal de la Escuela Militar, el presidente Sebastián Piñera se refirió de forma errada a un personaje de la Guerra del Pacífico.

En la ocasión, el mandatario mencionó que en el pasado hubo ocasiones en que efectivos del ejército dieron su vida en combate, “como lo hicieron, por ejemplo, el coronel Pedro Lagos en la toma del Morro de Arica, o el capitán Ignacio Carrera Pinto en la batalla de la Concepción”.

Sin embargo, Pedro Lagos Marchant, el jefe militar a cargo de la captura del morro, no murió durante dicha batalla. En rigor, tampoco falleció en combate, sino que su deceso se produjo en en Concepción en 1884, poco después de acabado el conflicto que enfrentó a Chile contra las repúblicas de Perú y Bolivia.

“Durante toda la Guerra del Pacífico ocultó sistemáticamente que padecía de una grave enfermedad hepática, dolencia que le causó la muerte en 1884, apenas había concluido el conflicto”, le explicó a Culto el escritor y periodista Guillermo Parvex en junio pasado.

El fragor del combate del Morro de Arica sí se cobró la vida del jefe peruano de defensa de la fortaleza, coronel Francisco Bolognesi. “Hay quienes señalan que la decisión de Bolognesi, de luchar en Arica, fue irracional, que debió rendirse, pero aquellos eran hombres del siglo XIX; la idea de entregar la sangre por la patria estaba muy viva en ellos, mucho más que en nosotros”, detalla el historiador peruano Daniel Parodi.

Por su lado, el capitán Ignacio Carrera Pinto sí murió en julio de 1882, durante el feroz combate en el pueblo de Concepción, enclavado en la zona de la sierra peruana.

/psg