El Partido Comunista (PC) emitió una declaración pública en la que criticó el informe emanado desde una misión de expertos independientes comisionada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde se concluyó que desde el Gobierno de Nicolás Maduro se cometieron crímenes de lesa humanidad.

En un extenso comunicado, desde la tienda afirmaron que “sin pretensión de responder por el estado venezolano, manifestamos que confiamos en los esfuerzos que el gobierno de ese país despliega actualmente y seguirá desarrollando, con el apoyo de la comunidad internacional, para superar la crisis que experimenta”.

En esa línea, añadieron que “por ello, nos parece alentador la reciente renovación del pacto de cooperación entre el gobierno de Venezuela y la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos (ACNUD), tras un año de la primera reunión, en el que se acordó triplicar el número de funcionarios que operan en el país y trabajar por la apertura de una oficina en Venezuela, todo ello fruto de un proceso de cooperación constructiva entre las partes”.

Respecto al texto, acusaron que “coincidentemente ha aparecido un “Informe” sobre la situación de derechos humanos en Venezuela, a la par con la gira que Mike Pompeo, Secretario de Estado de los EE.UU, realiza a Colombia, Brasil y Guyana, con la manifiesta intención de apoyar a los sectores golpistas en Venezuela, que encabezados por Guaidó insisten en la intervención extranjera, ante su derrota en el país. Ello contempla el uso y abuso de este “Informe”.

Además, aseguraron que América Latina “sufre una crisis de proporciones en materia de derechos humanos”, poniendo como ejemplo las situaciones que se viven en países como Colombia, Bolivia y Chile, donde “está patente la impunidad ante la violación de derechos humanos, de la dictadura y ahora del gobierno de Sebastián Piñera ante la demanda popular”.

Sobre la acusación al Gobierno de Maduro, aseguraron que “es fruto de un trabajo desarrollado desde fuera del país, un texto redactado en base a versiones obtenidas a distancia, en el que no se ha tenido un intercambio real con las autoridades de ese Estado, es decir, carente de pruebas fácticas, por lo que no es una visión de conjunto de las situaciones que se han vivido”.

/psg