La gran mayoría de las personas quiere que el aumento de ese 6% adicional, de costo del empleador, vaya directamente a su cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatorias, y no a un fondo solidario. Por otra parte, que éste sea con recursos del estado como son con impuestos generales, ya que, si lo aporta el empleador y con la realidad de esta pandemia, simplemente no será posible, al menos para las pymes que son las más afectadas por esta situación nacional.

En época de campaña por un plebiscito que ha sido postergado, y que nunca estuvo en el programa del gobierno actual, debemos ser cuidadosos y más que eso, rigurosos con las prioridades como es la salud primero y la politiquería después. Debemos solucionar la cuarentena que se está haciendo insostenible en varias comunas, con el impacto real de no poder trabajar, de no poder desarrollar emprendimientos, y también de como poder disminuir los contagios y las muertes en vez de centrarnos en una campaña del plebiscito que nació de un estallido social o delictual, y de una presión inaceptable.

En el tema previsional, se han presentado varias sugerencias, por parte de la oposición de turno, en cuanto a que la totalidad del ahorro adicional vaya a un ahorro colectivo, y que este sea administrado por entidades públicas como también quieren eliminar las administradoras de fondos de pensión. Parece que quienes gobernaron un día, se les olvidó que en 20 años no pensaban igual, o al menos no hicieron nada por modificar, el sistema previsional. Al contrario, la constitución lleva la firma de un ex presidente de la república, con varios cambios y que hoy parecen olvidar lo que firmaron y que celebraron con euforia en su momento.

Las encuestas indican que todos queremos que las pensiones sean dignas y que todo adulto mayor que se pensione, merece tener un ingreso que pueda solventar los gastos básicos de toda persona, y que se encarece a medida que vamos envejeciendo, que llegan las enfermedades, los remedios son los más caros del mundo, que el transporte igual tiene un alto precio, que las pensiones que nos ofrecieron en el sistema nuevo, simplemente quedaron en solo palabras y no en hechos reales, y que ningún gobierno se ha puesto de acuerdo con la oposición para revertir esta situación.

Todos los gobiernos tienen buenas intenciones cuando comienzan su mandato, y las campañas previas, permiten verdades y mentiras, sin embargo, en la realidad, en estos 40 años del sistema previsional, donde han pasado 8 gobiernos, aún persisten las pensiones miserables, que todos prometen arreglar y que cualquier avance es rechazado por el conglomerado opositor. Da pena y vergüenza que no puedan ponerse de acuerdo los políticos, en arreglar, modificar o eliminar, este sistema de pensiones que nos tienen condenado a la miseria a los pensionados de hoy y los que vendrán en el futuro cercano.

 

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

/gap