El futuro de las sanciones de Washington contra Venezuela también se juega en las elecciones estadounidenses, con la posibilidad de usar esta política como parte de una estrategia más amplia si gana el demócrata Joe Biden o una reevaluación si Donald Trump conserva la Casa Blanca, según dos exasesores.

Hay un espacio para reconsiderar”, afirmó Juan Cruz, exconsejero del gobierno de Trump para el Hemisferio Occidental en un debate virtual organizado por el Wilson Center, con sede en Washington. El gobierno republicano sostiene una postura de “máxima presión” frente a Venezuela, con una batería de sanciones para intentar un cambio de régimen sin Nicolás Maduro, pero sin resultados hasta ahora.

En cambio, Juan González, que trabajó con Biden durante el gobierno del demócrata Barack Obama, afirmó que las sanciones unilaterales “nunca en la historia han funcionado a la hora de establecer un cambio de régimen”“Lo que necesitamos lograr es una forma de presionar al régimen para que vuelva a la mesa de negociaciones con la oposición, como iguales”, defendió González.

La política de Estados Unidos hacia Venezuela toca de lleno en la campaña electoral donde el voto de Florida es clave y allí reside una importante colonia de venezolanos opositores a Maduro. En este bastión que tiene 29 votos en el colegio electoral, Biden aventaja a Trump en las encuestas con un magro margen 48,6% frente a 47%, según el compilado RealClearpolitics.

La tenaz oposición del gobierno de Trump -que el lunes anunció nuevas sanciones que se suman a restricciones que van desde bloqueos a miembros del gobierno a un embargo sobre el crudo- no se ha traducido en beneficios migratorios para los venezolanos.

González recordó que la semana pasada el Senado controlado por los republicanos impidió que se aprobara una ley para dar beneficios migratorios a unos 200.000 venezolanos en riesgo de deportación, mediante el Estatus de Protección Temporal (TPS), una decisión que fue criticada con dureza por Biden.

/gap