Que no tiene fundamentos, que esperan que se rechace y que puede ser una oportunidad para que Jaime Mañalich exponga todo lo que hizo para enfrentar la pandemia del Covid-19. Esos son los ejes de los argumentos que han entregado ministros del comité político y que definió La Moneda para enfrentar la acusación constitucional contra el extitular de Salud.

En Palacio se ha hecho una férrea defensa de Mañalich porque, según reconocen en privado, eso implica también defender la gestión del Ejecutivo ante la pandemia y, por ende, al Presidente Sebastián Piñera.

Así, los ministros Víctor Pérez (Interior), Jaime Bellolio (Segegob) y Cristián Monckeberg (Segpres) se han referido al tema en los últimos días y todos ellos cerraron filas en torno al exsecretario de Estado. “Generar acciones de carácter político, judicial, por eventuales errores, me parece que no hay sustento (…). El ministro Mañalich, como todo el aparato de salud en nuestro país, salvó vidas”, dijo ayer Pérez, mientras que hoy Monckeberg señaló en radio ADN que “se hizo un esfuerzo real del exministro Mañalich, del actual ministro Paris y de las autoridades sanitarias en avanzar correctamente para proteger a la población”.

En La Moneda reconocen que el tema genera una complicación, pero creen que la ofensiva no debería prosperar, ya que no hay un acuerdo al interior de la oposición. Además, dicen que las declaraciones del expresidente Ricardo Lagos, quien sostuvo hace unos días que “el ministro Mañalich se la jugó” en el manejo de la pandemia, ayudaron a descomprimir.

En el gobierno, además, hay dos versiones respecto a si Piñera pidió o no defender públicamente la gestión de Mañalich y hacer algún tipo de tratativa respecto al libelo acusatorio. Por un lado, algunos transmiten que el Mandatario no solicitó nada y que la defensa se ha dado de manera espontánea, pero otros aseguran que el Jefe de Estado sí pidió que se defendiera la gestión del exministro, ya que, justamente, ahí también está en juego lo que ha hecho el gobierno durante la pandemia.

De hecho, fuentes del Ejecutivo afirman que el ministro Monckeberg y el subsecretario de la Segpres, Juan José Ossa, han estado conversando con parlamentarios de oposición para sondear el avance de la acusación e intentar que no prospere, lo que creen que debería lograrse.

Sin embargo, al interior de La Moneda de todas maneras hay quienes creen que la acusación podría tomar vuelo. Para eso, dicen que influye otro factor: la investigación que está llevando adelante el Ministerio Público por las muertes producidas durante la pandemia, indagatoria que tiene dos aristas a raíz de las querellas que presentaron el senador Alejandro Navarro y el alcalde Daniel Jadue (PC), que buscan eventuales responsabilidades en el control de la crisis sanitaria por parte de Mañalich y otras autoridades de gobierno, entre ellos, Piñera. En el gobierno están conscientes que eso es lo más complejo y que, asimismo, tiene un impacto en el Presidente, cuya apuesta -dicen en Palacio- es lograr que sea reconocida la labor de su gobierno para enfrentar el Covid-19.

Más allá de eso, en el Ejecutivo transmiten que ambas ofensivas tienen una intencionalidad política y que hay molestia con la fiscalía por las “filtraciones”, pero que tienen “tranquilidad” de que no deberían prosperar. El argumento que esgrimen en el gobierno es que la toma decisiones se hizo de manera correcta, por ejemplo, en la ampliación de la capacidad hospitalaria, en la búsqueda de ventiladores mecánicos y en encontrar un sistema que permitiera contabilizar los muertos. Esto último, de hecho, ha sido lo más cuestionado durante la pandemia. Y el gobierno ha tenido que ir modificándolo en medio de las críticas que han apuntado a una falta de transparencia en la entrega de datos.

Asimismo, en La Moneda destacan las cuarentenas dinámicas impulsadas por Mañalich, recalcando que fue una medida cuestionada y que, sin embargo, creen que el tiempo le ha dado la razón. Así, ponen como ejemplo el caso de Argentina, donde se impulsaron cuarentenas totales, su PIB cayó de manera considerable y existe un elevado número de muertes. Esto último, en todo caso, similar al número de fallecidos en Chile.

De todas formas, en La Moneda se está haciendo un seguimiento de la acusación a Mañalich y de la investigación de la fiscalía. Fuentes de Palacio, además, sostienen que los abogados del Segundo Piso y de algunos ministerios han analizado el tema desde tres áreas: jurídica, sanitaria y política. En ese sentido, hicieron un análisis comparado de las investigaciones judiciales en otros países.

En concreto, el gobierno ha mirado experiencias de España, Argentina, Alemania, Suecia, Holanda e Inglaterra. Y ejemplifican que en algunos de estos países las investigaciones no han avanzando, debido a que nadie sabía cómo manejar una pandemia que no tenía precedentes. En ese sentido, sostienen que en Chile el escenario es el mismo: que se ha hecho lo mejor que se ha podido en un panorama incierto.

/psg