Hace más de dos años que el príncipe Harry, sexto en la línea de sucesión de la corona británica, se casó con la actriz estadounidense Meghan Markle en la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor, en cuyos alrededores había decenas de miles de personas que siguieron la ceremonia a través de pantallas gigantes.

Para ese enlace tan trascendental, ofició la boda el reverendo David Conner, decano de Windsor, aunque antes brindó un encendido discurso el obispo afroamericano Michael Bruce Curry (67), de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, quien habló de la pareja y “del poder del amor”. Fue una prédica poco convencional para una boda real británica que emocionó a todos los concurrentes y espectadores. Aquel 19 de mayo de 2018 en el altar habló de comprensión entre seres humanos y recordó a Martin Luther King, fiel defensor de los Derechos Humanos y Civiles.

Ahora el el reverendo de Chicago, Illinois, rememoró en la revista People edición UK, hechos sobre la boda real que nunca habían salido a la luz. “Después de predicar el sermón, recuerdo que era como si pudiera sentir esclavos por el lugar”, admite. “No quiero asustar a nadie con esto, pero sentí la presencia”, completó.

Curry brindó un discurso de 14 minutos mientras se escuchaba el himno religioso afroamericano Balm in Gilead, y explicó que la reina Isabel tuvo un gesto “amable” al incluirlo porque era una canción que cantaban los esclavos para aliviar su miseria.

El obispo dijo que lo ocurrido a lo largo de la boda fue un marcador de esperanza donde se dejaba atrás lo sucedido entre ambos continentes durante la época de esclavitud: “Personas que fueron capturadas en el comercio de esclavos, probablemente el comercio de esclavos británico, y fueron traídos de las costas de África Occidental y a las costas de América. El hecho de que todo haya sucedido, para mí, es un signo de esperanza”, siguió. “Una señal positiva del cambio que esta por venir”, expresó.

También habló sobre Meghan Markle: “Veo que compartimos los mismos valores. Necesitamos más personas que inspiren a otras”, admitió haciendo referencia al compromiso social de la Duquesa de Sussex. “Hay suficiente negatividad y hay suficiente dolor. No necesitamos más personas sufriendo”.

Mudados a los Estados Unidos, los Duques ya no guardan un vínculo con Curry, pero en más de una ocasión el reverendo aprovecha para destacar el cariño que siente por ellos y el orgullo que le dio haberlos unido durante la ceremonia religiosa.

El religioso de Chicago les dijo en el altar, ese 19 de mayo de hace dos años: “El amor que ha traído y unirá al Príncipe Harry y a la Sra. Meghan Markle viene de Dios, y es la clave de la vida y la felicidad”. Al igual que los novios, está muy volcado con temas sociales, incluida la inmigración, la lucha contra el racismo y la violencia de género.

El reverendo publicó recientemente un libro El poder del amor que presenta los mismos temas de amor, poder y esperanza a los que hizo referencia durante la boda, y también incluye su lucha por obtener el reconocimiento de las personas LGBTQ en la Iglesia Episcopal.

Explicó que el mensaje de su escrito pretende enseñar que es posible vivir una vida basada en un amor desinteresado.

/psg