Poder recuperar la “experiencia escolar”, más que centrarse solo en los aprendizajes formales. Así visualizan desde el Ministerio de Educación el retorno a las actividades presenciales en parte de los colegios que decidan reabrir en lo que queda de este año.

En la cartera estiman que volver a la presencialidad, incluso por unos meses o semanas, sería beneficioso, ya que permitiría, por ejemplo, que los alumnos de cuarto medio se vean por última vez o que los de primero básico se conozcan. “La escuela ofrece mucho más que solo aprendizajes (…) y haremos todo lo posible para que –en forma segura, gradual, voluntaria, con mucha flexibilidad– se pueda recuperar la experiencia escolar”, sostuvo ayer el ministro Raúl Figueroa.

Una idea similar tendrían al menos parte de los sostenedores y las comunidades educativas que ya han pedido autorización para reabrir en la Región Metropolitana, donde hasta ahora se han presentado 19 peticiones formales –de doce colegios y liceos, y siete jardines infantiles– para retomar las actividades presenciales.

Algunos mencionan que la decisión se ha tomado en coordinación con los apoderados, y que la idea es priorizar algunos cursos –como cuarto medio o primero básico– en el trabajo presencial, con actividades específicas, énfasis en la socialización, en grupos pequeños y horarios acotados.

Actividad física y foco en lo socioemocional

Uno de los recintos que ha pedido autorización es el Colegio Mariano, de Providencia. Su rectora, Denise Ramírez, comenta que hicieron la solicitud tras realizar una encuesta a los apoderados, donde cerca de la mitad se manifestó de acuerdo con tener algún grado de presencialidad. Con este insumo, optaron por continuar con los módulos de clases online, como lo han hecho hasta ahora, y pedir autorización “para que pudieran ir grupos pequeños” de alumnos al colegio.

“Por ejemplo, las alumnas que se están preparando en confirmación, grupos de diez alumnos de determinados cursos que se puedan juntar con su profesor jefe, (hacer) alguna actividad física en la cancha, al aire libre, cosas así muy puntuales”, señala la rectora, apuntando que esto sería en horarios y espacios restringidos. “No es toda la mañana y no estamos pensando en que se junten niños en el recreo o en el casino”, señala.

Dice que la idea es hacer “actividades con foco en lo socioemocional, donde los alumnos puedan contar también cómo han vivido esta experiencia, y apoyarlos desde el equipo formativo”. También proyectan poder hacer la graduación de cuarto medio.

Pretenden además realizar un diagnóstico a los estudiantes y la rectora comenta que “es una posibilidad que a aquéllos que estén más descendidos en Matemáticas o en Lenguaje, en grupitos muy pequeños, poder atenderlos en el colegio”. En general, su idea es priorizar dentro de las actividades presenciales a los alumnos de tercero y cuarto medio, pero también a los de primero y segundo básico, donde se aborda la lectoescritura. “El área que más nos preocupa es Lenguaje y Matemática en primero y segundo básico”, comenta. Dice que ya hicieron “el mapeo en cada curso de qué papás están dispuestos a enviar a sus hijos, y con esos niños vamos a distribuir las actividades para cuando tengamos la autorización”.

Media jornada y sin almuerzo en el casino

En Pirque, en tanto, el municipio –como sostenedor– solicitó reabrir cinco escuelas y liceos. El alcalde, Cristian Balmaceda, señala a Emol que en las reuniones que han mantenido con los directores de los establecimientos de la comuna, “empezaron a haber solicitudes de apoderados, de niños PIE (Programa de Integración Escolar), por ejemplo, que no estaban entendiendo bien la materia (…) Esto lo planteó una directora, entonces ahí nace la posibilidad de ‘qué pasa si abrimos establecimientos para recibir a los niños que tengan algún tipo de problema de aprendizaje’, y empezaron a salir ideas de los distintos directores”.

Finalmente, los cinco establecimientos municipales de la comuna –dos liceos y tres escuelas básicas– presentaron un plan de trabajo con miras a reabrir el 1 de octubre. “Los dos liceos propusieron abrir solo para los terceros y cuartos medios, para poder reforzarlos y ayudarlos a preparar la Prueba de Transición; y una de las escuelas (básicas) planteó que solamente iban a recibir a los niños de octavo, separados en tres salas de clases, y a un grupito muy pequeño de niños PIE de distintos cursos”, detalla el edil.

/Gap