Aún es una incógnita cuál será la mejor solución para poner fin a la crisis sanitaria. De momento, todas las esperanzas de acabar con la pandemia se concentran en la producción y distribución masiva de una vacuna que inmunice a la mayor parte de la población, para así poder empezar a salir adelante. 

Aunque esta es la creencia más extendida, no es la única. La última solución un tanto sorprendente ha sido propuesta por el epidemiólogo sueco Johan Giesecke. El experto asegura que las autoridades deberían permitir una propagación controlada del coronavirus entre los menos de 60 años. Giesecke cree que con esta acción los esfuerzos de las autoridades sanitarias se centrarían en proteger a los colectivos más vulnerables.

Suecia era el país escandinavo más perjudicado por la pandemia a principios de la misma, pero se ha conseguido igualar a sus vecinos. Giesecke cree que la clave para afrontar la epidemia es afrontarla con cohesión social, para que así la ciudadanía sea capaz de seguir las recomendaciones de los expertos. También apuntaba que no es necesario introducir leyes de emergencia, sino apelar a la responsabilidad social de todos. 
/gap