El nuevo coronavirus, conocido científicamente como SARS-CoV-2 causante de la enfermedad COVID-19 tiene mucho potencial para convertirse en el nuevo virus endémico que podría no irse nunca. Así lo ha explicado Mike Ryan, el director de Emergencias Sanitarias del a Organización Mundial de la Salud, que ha evaluado el curso que ha seguido el virus con otros que continúan activos para ponderar su efectividad.

Todo esto viene a colación de algunos estudios científicos que especulaban con la fecha en la que no habría más contagios. Por ello, Ryan ha explicado que “Es importante poner este asunto encima de la mesa: el virus podría convertirse en otro virus endémico en nuestras comunidades y estos virus pueden no irse nunca”.

La enfermedad actualmente cuenta con 4.350.026 casos confirmados que ha causado cerca de 300.000 muertos en todo el mundo. Esta situación es la que hace pensar que el virus es irreversible debido a la capacidad que ha tenido de llegar a todos los continentes habitados y quedarse ahí. Por ello, la idea de una vacuna sería muy importante para todos, al igual que un tratamiento efectivo y concreto para paliar el daño del virus.

/gap