Increíble la victoria que logró el United en su visita al Brighton (l2-3). Fue en el minuto 100, cuando una mano imprudente del local Maupay permitió a Bruno Fernandes anotar de penalti el triunfo de los ‘diablos rojos’.

Lo curioso es que el penalti se produjo un minuto después (96′) del tiempo de descuento -el árbitro había dado cinco pero alargó uno más por el 2-2 del Brighton, que fue en el 94′-. No sólo eso. El penalti se pitó una vez que el árbitro había decretado el pitido final.

/